El Modelo freemium en los casinos online les ayuda a aumentar sus beneficios

El Modelo freemium en los casinos online les ayuda a aumentar sus beneficios

El auge de los juegos móviles ha traído un modelo de negocio que está dando muy buenos resultados: el freemium. Los usuarios pueden jugar de manera gratuita, pero necesitan pagar por algunas funcionalidades. En ocasiones se trata de niveles extra, items exclusivos o la eliminación de tiempos de espera entre fases.

Los casinos en línea han utilizado esta filosofía casi desde su aparición. Antes incluso de que se creara el término freemium. Ofreciendo algo gratuito a sus potenciales clientes, los animan a empezar a jugar o a probar nuevos títulos que no conocían. Y esto acaba repercutiendo positivamente en sus cuentas de resultados. A continuación, se comentan las formas más habituales en que se lleva este concepto al mercado de los juegos de azar online.

Los giros gratis

En muchas ocasiones, los casinos ofrecen a sus clientes esta promoción para probar sus maquinitas tragamonedas. Sólo por registrarse, reciben un número de tickets que les permiten jugar por dinero real, pero sin invertir ni un centavo.

Con cada ticket, tienen permitido hacer una tirada en una tragamonedas. Y si les toca un premio, se lo pueden quedar. No tiene que costar dinero iniciarse en el juego online si se anda corto de fondos. Gracias a estas promociones, es posible juntar un pequeño capital de la nada.

La única limitación que tienen es que en la mayoría de los casos sólo sirven para hacer una tirada por el importe mínimo. Si los usuarios quieren jugar por cantidades de dinero más altas, tienen que efectuar un ingreso.

Unsplash.com

El juego en modo demo

Casi la totalidad de los casinos en línea permiten a sus visitantes probar los juegos en modo demo, sin necesidad de registrarse. Así, pueden practicar antes de invertir dinero, perfeccionar sus estrategias o curiosear en juegos nuevos que no conocían.

La limitación en este caso es más obvia y más marcada que en el caso anterior. Los usuarios que juegan en modo demo no tienen derecho a recibir premios de dinero real. Cada vez que abren un juego, tienen un número determinado de monedas ficticias que se reinicia cuando se termina. Para hacer apuestas reales, es necesario registrarse y efectuar un ingreso.

Bonos sin depósito

Su filosofía es similar a la de los giros gratis. Cuando un visitante abre una cuenta en el casino, recibe una pequeña cantidad de dinero real. No es necesario que deposite nada. Estos fondos pueden utilizarse para apostar en los juegos que prefiera.

A diferencia de los giros gratis, son válidos para tragamonedas y también para los juegos de mesa. Aunque puede ocurrir que algunos títulos se queden fuera de la promoción y no puedan jugarse con este tipo de bonos. 

Otra diferencia está en el tamaño de las apuestas que se pueden hacer. Los giros gratis están limitados a la cantidad mínima. Con los bonos sin depósito, es el usuario el que decide cómo administra sus fondos. Tanto si quiere hacer una única jugada por todo el importe, como si quiere hacer muchas por centavos, está en su derecho.