“El Chapo” ya había intentado fugarse dos veces de el Altiplano: DEA

Redacción

WASHINGTON.- La fuga de Joaquín El Chapo Guzmán de un penal de máxima seguridad no debió ser una gran sorpresa para las autoridades mexicanas: la DEA les había informado desde hace 16 meses sobre varios planes para su escape.

El narcotraficante y sus secuaces comenzaron a desarrollar varios planes de escape casi inmediatamente después de su arresto el año pasado.

Documentos internos de la DEA obtenidos por AP revelaron que agentes antidrogas obtuvieron información en marzo de 2014 acerca de que varios de sus familiares y asociados consideraban “posibles operaciones” para liberarlo.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dijo ayer que las autoridades jamás fueron informadas en ese respecto en referencia a los planes previos de El Chapo para fugarse. Agregó que las autoridades estadunidenses también habían dicho que no sabían de dónde había salido la información sobre la fuga que se menciona en el despacho noticioso de la AP.

Alerta

Sin embargo un funcionario estadunidense enterado de la investigación confirmó a la AP que las autoridades mexicanas habían sido alertadas de los planes. El funcionario solicitó el anonimato para hacer sus declaraciones a la prensa porque no estaba autorizado a revelar detalles.

Los agentes de la DEA no tenían información sobre el plan del sábado por la noche cuando Guzmán escapó por un túnel subterráneo desde la ducha de su celda presuntamente construido sin que las autoridades lo detectaran.

Los documentos revelaron que en marzo de 2014 agentes en Los Ángeles reportaron una posible operación de escape financiada por Rafael Caro Quintero quien ayudó a orquestar el secuestro y asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena.

Ese plan involucraba amenazar o sobornar a las autoridades de la prisión. En julio de ese año la misma investigación reveló que el hijo de Guzmán había enviado a un equipo de abogados y personal de contrainteligencia militar para diseñar un plan de huida.

En diciembre de ese año agentes en la División de Campo de Houston de la DEA reportaron que un general mexicano dijo que “había un acuerdo para liberar a Guzmán Loera y al líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales Z-40”.

Además de los planes de escape de 2014 los documentos de la DEA revelan que Guzmán seguía dirigiendo algunas facetas de su imperio de las drogas.

“Aunque estaba preso en un penal de máxima seguridad, reportes de la DEA señalan que Guzmán Loera podía dar indicaciones a su hijo y a otros miembros de su cártel a través de los abogados que lo visitaban en prisión y posiblemente a través de un celular proporcionado por guardias corruptos”, señalan los documentos.

Tras la captura de Guzmán agregan los documentos, su hijo Iván Guzmán Salazar se convirtió en “el líder de facto de la rama de Guzmán del cártel de Sinaloa”. La “mano derecha” de Guzmán, Dámaso López Núñez, asumió las cuatro principales organizaciones de tráfico de drogas que operan bajo el auspicio del cártel del Pacífico.

Por ahora es “prematuro predecir” lo que ocurrirá a la estructura de poder de la organización pero el escape de Guzmán podría “afectar el liderazgo actual”, según los documentos.