“El Chapo” Guzmán le teme a la oscuridad

“El Chapo” Guzmán le teme a la oscuridad

Redacción

Ciudad de México.-Uno de los capos más poderosos del mundo reveló su principal temor.

Con cientos de muertes directas (en ejecuciones) e indirectas (por el consumo de drogas) atribuidas a Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quizá se piense que el líder narco del internacional cártel de Sinaloa no le tenía miedo a nada, sin embargo el capo guardó un profundo miedo por un incidente en la infancia que nunca pudo olvidar.

“‘Joaquín ¿a qué le temes?’, le pregunté al ‘Chapo’ Guzmán mientras este comía dentro del espacio que se adaptó para nuestras entrevistas. Yo tomaba agua y estábamos relajados”, reveló la criminóloga Mónica Ramírez Cano, quien pudo realizar un análisis profundo de su comportamiento cuando estuvo preso en México.

“Usted sabe que soy poco de temer, pero lo que sí me da mucho miedo es la oscuridad”, le respondió entonces Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, a Ramírez Cano en una de las entrevistas que le hizo en 2016, periodo durante el cual realizó su perfil criminal en el Penal de Máxima Seguridad de La Palma, en el Estado de México .

“Es que déjeme le cuento que cuando yo era chiquito, teníamos que salir al baño y atravesar el patio trasero que en un costado tenía una fuente y un día que salí en la madrugada, ya no me podía aguantar, en ese momento, algo muy pesado cayó en la fuente y salí hecho una bala, ocasionó tal ruido que también uno de mis hermanos se despertó del susto”, reveló para sorpresa de la también abogada.

Y continuó su episodio: “Nombre oiga, estábamos tan asustados, yo más, que jamás pude atravesar ese patio solo”.

Ramírez Cano se sentaba durante horas, antes de que fuera extraditado a Estados Unidos en enero de 2017, frente a uno de los narcotraficantes más conocidos en todo el mundo. El Chapo, primero en el Altiplano, en el Estado de México, y después en Ciudad Juárez, le revelaba sus secretos más íntimos.

“Es una persona respetuosa, cuida mucho las formas, cordial, amable, muy reservada, pero cuando entablas confianza puedes platicar con él de manera extraordinaria, lo que te permite saber cómo opera su mente”, explicó la criminóloga.

Aseguró que el Chapo, en su mente, es un “empresario” que encontró un área de oportunidad por la vía de la ilegalidad, y aunque demostró ser muy talentoso para los negocios ilícitos, su “IQ es normal”.

A diferencia de otros capos que tienden a personalizar más el ejercicio de la delincuencia, como el Z-40 que comete actos atroces de violencia, Guzmán Loera es un capo de la vieja escuela que respeta la palabra

El Chapo considera, de acuerdo con sus pláticas, que el peor delito que existe es el secuestro, y sobre el narcotráfico opina que la gente consume drogas porque elige hacerlo. Tiene una frase que siempre pronuncia: “Los hechos son los que te recomiendan”.

Además de ser adicto a las mujeres, ante la especialista admitió tener 23 hijos reconocidos, asimismo, tiene un narcisismo marcado.

“No es un psicópata. Tiene rasgos psicopáticos y rasgos narcisistas que se reflejan en una necesidad de admiración, de sentirse único y especial”, expresó Ramírez, y añadió que siempre siente orgullo al contar que se levantaba a las 05:00 para ir a los plantíos y laboratorios a organizar a su gente y cómo terminaba su día hasta las 23:00 o 00:00 horas.

“Lo que tiene es una capacidad estratégica muy importante. Sabe a quién poner en el lugar preciso, a quién quitar y cómo mover sus piezas, como en un juego de ajedrez”, señaló.

La psicóloga criminal ya conocía su historia y eso no era lo que le interesaba: cómo fue que el hijo de campesinos de la sierra de Sinaloa, rechazado por su padre, construyó el imperio de droga más poderoso en la historia. Ella va por los detalles en las pláticas. Aquellas claves que se filtran de las conversaciones y que revelan quién está detrás del mito.

Dentro de su cabeza está toda la historia reciente del narcotráfico en México, contada de primera mano por sus principales protagonistas. Por presuntos funcionarios corruptos y capos rivales, Ramírez Cano vive amenazada desde que entró a trabajar al gobierno federal durante la administración de Enrique Peña Nieto en el 2012.

Su vida siempre ha estado rodeada del crimen: nació en la violenta entidad federativa de Chihuahua, que comenzó a fragmentarse a mitad de la década de los noventa con las muertas de Ciudad Juárez. Después, Ramírez Cano fue secuestrada por una organización criminal que buscaba extorsionar a su padre. Cuando fue liberada escapó a España.

“¿Cuáles son sus adicciones?”, es una de las preguntas que la criminóloga Mónica Ramírez Cano le hizo a Joaquín el Chapo Guzmán Loera, fundador del Cártel de Sinaloa, en 2016. “Ninguna, mi única adicción son las mujeres”, contestó el capo.

La criminóloga lo entrevistó para crear el perfil de uno de los narcotraficantes más famosos y despiadados de todos los tiempos. No es el único: también ha estado enfrente de asesinos como la Mataviejitasel Mochaorejasel Zeta 40, y muchos más.PlayLas lágrimas del Guzmán

En septiembre, Ramírez Cano publicó un video de cinco segundos en su cuenta de Twitter donde se puede ver a ella, utilizando una camisa blanca y un chaleco rojo, a un solo metro del Chapo, vestido con su uniforme de prisión.

Mónica Ramírez Cano posee información clasificada y relacionada con seguridad nacional e internacional.

Estudió Psicología para después especializarse en Criminología, Perfiles Criminológicos, Violencia Serial, Delincuencia Juvenil y Psicología Aplicada. Para ella la palabra miedo no existe: todos los días representan la posibilidad de hablar con uno de los criminales más peligrosos de todo el país.PlayVideo: Twitter/@Vhistoricos

“Si yo tuviera el miedo de la gente común que no está metida en esto, no podría estar sentada enfrente de personas que han cometido delitos gravísimos y que han dejado una herida muy profunda en nuestra sociedad”, señaló en diálogo con Infobae México.

Entre otros narcotraficantes a los que ha entrevistado, además de al Chapo y a Miguel Ángel Treviño Morales, Z-40, ex líder del cártel de Los Zetas, están Servando Gómez Martínez, la Tuta, líder de Los Caballeros Templarios, y Dámaso López Núnez, el Licenciado, del Cártel de Sinaloa, así como a decenas de asesinos seriales.

Con información de Infobae