Dos años de Veolia. Mismas quejas, mismo manoseo político

Dos años de Veolia. Mismas quejas, mismo manoseo político

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- Este domingo 6 de septiembre se cumplen dos años de la empresa denominada oficialmente como Veolia, que controla el servicio de agua en el municipio de Aguascalientes, pero quien arrastra los mismos vicios del pasado.

La firma que en realidad opera desde hace casi 27 años no parece haber cambiado en cuanto a generar las mismas quejas por falta de agua o tandeos, además de nuevas denuncias por redondeo unilateral.

Y mientras grupos de ciudadanos se organizan para llamar a un plebiscito contra la empresa, los partidos políticos siguen manoseando el tema, sin meterse en problemas una vez que llegan al gobierno.

El manoseo

Concesionada en octubre de 1993 para un plazo inicial de 20 años que luego sería ampliado hasta 30, la empresa inició labores con el nombre de Concesionaria de Agua de Aguascalientes, Sociedad Anónima (Caasa), enfrentando desde un comienzo numerosos cuestionamientos en cuanto a fugas de agua, tandeos, escasez del líquido y principalmente cobros elevados en sus tarifas.

Ya en ese tiempo, Caasa fue objeto de manoseo político, preferentemente por quien estuviese en la oposición. Incluso para las elecciones por la alcaldía de 1995, el candidato del PAN, Alfredo Reyes Velázquez, prometió retirarle la concesión a la empresa.  El panista ganó las votaciones, pero luego en vez de cumplir su promesa, daría el visto bueno para ampliar la extensión del contrato de concesión.

Caso similar al de la panista Teresa Jiménez Esquivel, quien, en su campaña por la alcaldía durante las votaciones de 2016, prometió retirar a la concesionaria. Una vez en el cargo, el lunes 3 de septiembre de 2018, Jiménez anunció el rechazo municipal a una carta de intención de la firma para seguir prestando el servicio.

Caasa respondería con maquillaje y para la mañana del jueves 6 de septiembre de ese año, la concesionaria privada de agua anunció un cambio de imagen, pasando a llamarse oficialmente Veolia. En ese momento, la empresa presentó un plan de trabajo que incluía la eterna promesa de mejorar el servicio.

A dos años del anuncio, las quejas contra Veolia, así como el manoseo político siguen idénticas a cuando operaba Caasa.

Las promesas

El 19 de septiembre de ese 2018, Daniel Menéndez, titular de comunicación de Veolia Aguascalientes, brindó un plazo de 90 días para presentar un programa integral como respuesta a la petición del municipio capital de retirarles la prestación del servicio.

No obstante, hasta el mismo cambio de nombre de Caasa a Veolia trajo afectaciones para los usuarios. El 7 de noviembre de ese año, Refugio Muñoz de Luna, titular de la Comisión Ciudadana de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Aguascalientes (Ccapama), reveló que ello había ocasionado que al menos a 300 usuarios de la ciudad se les había cobrado hasta en dos ocasiones un servicio correspondiente al mismo periodo.

Para comienzos de enero de 2019, la procuraduría de la defensa del usuario de Ccapama calculó la recepción de hasta 60 quejas de usuarios en contra de la citada empresa.

Conforme avanzó el año, las quejas parecían una calca de lo ocurrido en la época de Caasa: el miércoles 13 de marzo, vecinos del fraccionamiento San José del Arenal protestaron en el Palacio Municipal, durante pleno Miércoles Ciudadano, debido a una falta de agua en varias calles de la zona. Mientras que, en mayo, las denuncias llegaron por parte del Ex Ejido Ojocaliente, con hasta tres días sin servicio.  También se dio el caso de la denuncia de vecinos de Municipio Libre y Ojocaliente IV que en septiembre de ese año revelaron en redes sociales aparente suciedad en el agua para uso doméstico en sus viviendas.

También irían surgiendo nuevas quejas. Entre las más llamativas estuvo la de la diputada del PAN, Patricia García, quien en julio del año pasado manifestó que Veolia estaba aplicando redondeos en sus tarifas, pero de manera unilateral, los cuales calificaría de “no legales”.

El referéndum

Actualmente la concesionaria se encuentra nuevamente en la mira de grupos de ciudadanos quienes se organizaron para solicitar un plebiscito ciudadano y evaluar la posible marcha de la concesionaria.

El pasado 20 de agosto, la agrupación Ciudadanos Unidos Por la Recuperación del Agua anunció la entrega de nueve mil firmas que fueron entregadas al Instituto Estatal Electoral (IEE) para que se convoque a un referéndum y retirarle la concesión del servicio de agua a la empresa Veolia.

En su momento Miguel Ángel Medina Mercado, representante común de la organización, dijo que el siguiente paso será obtener al menos una participación del 40 por ciento del padrón electoral que son 280 mil votos, para que pueda lograrse el cometido.  De paso, negó cualquier filiación política entre los organizadores.

“Ninguno. Somos un grupo de ciudadanos”, aseveró.

Otro caso es el de la agrupación Movimiento Amplio Ciudadano que también anunció la recolección de firmas para convocar a un plebiscito ciudadano y retirarle la concesión a Veolia para que el servicio sea retomado por la alcaldía de Aguascalientes.

El olvido

El manoseo político no ha faltado en el tema de la concesionaria de agua. Particularmente en las votaciones de 2019, cuando se renovó la alcaldía de Aguascalientes.

El caso más llamativo fue protagonizado por Netzahualcóyotl Ventura, candidato del PRI a la presidencia municipal de la capital, quien anunció una huelga de hambre afuera de palacio municipal, donde inclusive montó un campamento. Y hasta hubo el caso de Armando Quezada, candidato de Nueva Alianza, quien en un debate con el resto de aspirantes de plano anunció “desaparece Veolia”.

Las votaciones finalmente fueron ganadas por Teresa Jiménez, quien logró la reelección para un segundo periodo de dos años.  Tomando protesta el 14 de octubre de 2019.

Un mes antes, Jiménez rindió su tercer informe del primer periodo como alcaldesa. Durante el mensaje emitido en palacio municipal, la panista no hizo una sola mención a Veolia.