Dictan formal prisión al psicópata que mató al taxista en Aguascalientes

 

 

Comunicado

Aguascalientes, Ags.- Por el delito de homicidio doloso calificado con la agravante de ventaja, en contra de Daniel González Tapia trabajador del volante, el Juzgado Cuarto de lo Penal otorgó el Auto de Formal Prisión en contra de Eduardo Infante Hernández de 27 años, toda vez que las evidencias aportadas en la averiguación previa por parte del Agente del Ministerio Público fueron corroboradas por el Juzgador encargado del caso; considerado como delito grave el homicidio, el probable responsable no podrá abandonar el penal y no poder gozar de su libertad con el pago de una fianza.

 

El homicidio quedó al descubierto cuando una persona dedicada a la localización de vehículos extraviados, ubicara el auto de alquiler de la marca Nissan, tipo Tsuru, de color blanco con franjas rojas, modelo 2015, placas de circulación 2240 ADA y número económico 1240, sobre la carretera estatal número 13 kilometro 6, en el tramo de la carretera 70 poniente a la comunidad el Hotelito, toda vez que la unida contaba con un reporte de extravío y se informaba que contaba con un aparato localizador denominado GPS.

 

Inmediatamente la peona que ubicara el auto se comunicaba con el servicio de emergencia 066 donde solicitaba una patrulla arribando minutos después una unidad de la policía Estatal, cuyo oficial al estar revisando la unidad, observó que dentro de la unidad se observaba lo que parecía un mano, por lo que inmediatamente se dio aviso a la Policía Ministerial solicitando la presencia del AMP.

 

Minutos después arribaba personal de las Direcciones de Policía Ministerial y Servicios Periciales cuyos peritos al abrir la cajuela de la unidad de motor descubrieron que estaba el cuerpo de una persona de sexo hombre, con una lesión en el cuello; por lo que inmediatamente los agentes investigadores se entrevistaron con la persona que había localizado la unidad, señalando que los familiares del hoy finado habían presentado un reporte de extravió de un joven de nombre Daniel González Tapia, el cual coincidía con la media filiación del cuerpo encontrado en el interior de la unidad de alquiler.

 

Al estar revisando el interior de la unidad, los peritos descubrieron que contaba con un aparato localizador denominado GPS el cual al ser revisado daba como señal unas coordenadas donde la unidad había permanecido por varias horas lo que llamó la atención de los policías quienes se dirigieron al lugar, ubicado este en la calle Calandria número 124 del fraccionamiento Ojo de Agua de Palmitas II.

 

Al arribar al domicilio en cuestión, los agente tocaron a la puerta siendo recibidos por un joven que se identifico con el nombre de Eduardo Infante Hernández, quien al ser cuestionado con relación al taxi que horas antes había estado en ese domicilio, dijo que efectivamente había estado un taxi ahí ya que lo había llevado a su domicilio pero desconociendo que sucedió después de que lo dejara en su domicilio,

 

Con esta declaración los agentes le pidieron a Eduardo que los acompañara al edificio de Averiguaciones Previas para que rindiera su declaración; sin ninguna objeción el joven abordó la unidad policial y se dirigió ante el AMP quien al momento de estar cuestionado al joven, este comenzó a contradecirse en sus respuestas, terminando por confesar que efectivamente él lo había privado de su vida.

 

Continuando con su relatoría de hechos Eduardo declaró que el pasado jueves 18 del mes en curso, salió del domicilio de sus padres de la colonia Estrella cerca de las 12:00 horas dirigiéndose a la Avenida El Cóbano, donde le hizo la parada a un taxi, colocando en el asiento posterior un costal en el cual guardaba una computadora, solicitando al conductor que lo llevara al fraccionamiento Ojo de Agua de Palmitas II a la calle Calandria, por lo que en el trayecto comenzó a platicar con el conductor hasta que arribaron al domicilio indicándole que lo esperara que tenía que llevarlo a otro domicilio pero que le ayudara a subir un compresor en la cajuela del taxi ya que estaba muy pesado.

 

Del mismo modo Eduardo declaró que abrió el portón de su casa introduciendo el costal con la computadora y le dijo al taxista que se metiera a su domicilio para que le ayudara con el compresor; aprovechando el momento que este se agachaba comenzó a agredirlo con sus puños, propinándole un golpe en su cabeza lo que provocó que el hoy finado callera al piso aprovechando ese momento el hoy detenido para agarrar un cable y colocárselo en alrededor del cuello y apretar fuertemente hasta que comprobó que el taxista dejaba de respirar.

 

Posteriormente abrió el portón de la casa, metió el taxi y deposito el cuerpo del finado en la cajuela para posteriormente conducir hacia la carretera 70 poniente, tomar con dirección hacia la comunidad de Calvillito y sobre un camino de terracería abandonar la unidad de alquiler; de ahí comenzó a caminar hacia la carretera 70 poniente donde le pidió al conductor de una camioneta que lo llevara frente al hotel con razón social Panorama, dirigiéndose a su domicilio donde se baño y posteriormente realizar otras actividades, hasta que los agentes ministeriales arribaron a su domicilio para pedirle que los acompañara con el AMP.

 

Por su parte el AMP solicitó que personal especializado en el Área de Psicología Forense llevara a cabo un examen de comportamiento, donde se confirmó que Eduardo Infante Hernández cuenta con antecedentes de agresión y violencia y tiene un perfil altamente compulsivo.