De la tragedia a las bromas: El origen del “Día de los Inocentes”

De la tragedia a las bromas: El origen del “Día de los Inocentes”

Ahora Noticias

“Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente; el que presta en este día pasará por inocente”.

Esta es una de las frases más conocidas de la Biblia pero que pocas veces es asociada al Día de los Inocentes, fecha que se celebra cada 28 de diciembre, y que si bien en la actualidad tiene un énfasis festivo y de bromas, comenzó de manera trágica en la época de Jesús.

Sin embargo, esta celebración tiene su origen en la religión: en el Nuevo Testamento, San Mateo relata cómo, cuando nació Cristo, el rey Herodes ordenó una matanza en Belén para acabar con todos los niños menores de dos años y asegurarse de que el Mesías fuera asesinado.

Desde entonces, la Iglesia Católica conmemora cada 28 de diciembre la fiesta de los Santos Inocentes, para recordar esas crueles muertes infantiles.

Sin embargo, tal como recoge Discovery, con el paso del tiempo, la tradición pagana fue quitándole el aspecto trágico a la fecha hasta convertirse en el “Día de los Santos Inocentes”: una oportunidad para jugarle bromas a los ingenuos y luego repetir la frase “que la inocencia te valga”.

En la mayor parte de Hispanoamérica, por ejemplo, los medios de comunicación se suman a este día publicando información falsa, casi siempre cómica.

Cabe destacar, que en los países anglosajones se celebra una fiesta similar el 1 de abril con el nombre de Fools’ Day (el “día de los tontos” o “inocentes”).