¿Cuántas veces puede usar este tipo de cubrebocas?

¿Cuántas veces puede usar este tipo de cubrebocas?

NYT

¿Dónde sueles guardar tus mascarillas de alta calidad de tipo médico?

A) En varias bolsas de papel estraza o Kraft marcadas con los días de la semana, alineadas en el alféizar de la ventana.

B) Colgadas en ganchos cerca de la puerta.

C) Metidas en una bolsa de plástico en mi bolso o mochila.

D) A veces encuentro una metida en el bolsillo o en el suelo del auto.

Si respondiste “D”, no te avergüences. En mi casa también hay un caos de cubrebocas. Las mascarillas están por todas partes: en los ganchos y perillas de las puertas, en los cajones, metidas en los bolsillos de los abrigos y en las mochilas y, sí, confieso que en alguna ocasión he cogido una mascarilla del suelo de mi auto. (Por favor, no lo hagas. Un estudio realizado por Clorox descubrió que el lugar más sucio del auto es la alfombra del piso del lado del conductor. El portavasos del asiento delantero no se quedó atrás).

Ahora que las autoridades sanitarias de Estados Unidos recomiendan el uso de mascarillas médicas de alto rendimiento, conocidas como respiradores —N95, KN95 y KF94—, el cuidado de las mascarillas es más importante que nunca. A diferencia de las mascarillas de tela, las de tipo médico no se pueden echar en la cesta de la ropa sucia. Y las mascarillas de alto rendimiento cuestan más —30 dólares o más por un juego de 10—, por lo que es relevante saber cómo reutilizarlas. (El gobierno de Joe Biden ha anunciado que va a regalar 400 millones de mascarillas N95 no quirúrgicas en centros de salud comunitarios y farmacias minoristas de todo Estados Unidos, con un límite de tres por persona).

Lamentablemente, hay muy poca orientación oficial sobre cómo cuidar y reutilizar una mascarilla de alto rendimiento. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) han dicho que los trabajadores de la salud que se enfrentan a la escasez de mascarillas pueden reutilizarlas hasta cinco veces. Pero las personas que trabajan en el campo de la medicina lo hacen en condiciones particulares, y llegan a utilizar una mascarilla durante todo un día de trabajo. La mayoría de las veces, la persona promedio usa un cubrebocas durante períodos mucho más cortos, por lo que probablemente puede reutilizarlo muchas más veces, dijo Linsey Marr, profesora de ingeniería civil y ambiental en Virginia Tech y experta en la transmisión viral.

“La orientación existente sobre el cuidado de los respiradores está formulada para los empleados de la salud y otros trabajadores que los utilizan en condiciones peligrosas”, dijo en un correo electrónico. “Para el público en general, las condiciones (normalmente no están en contacto estrecho con pacientes infectados durante gran parte del día) y las expectativas (una persona que intenta reducir su riesgo de infección mientras hace su vida cotidiana) son muy diferentes, y no creo que debamos aplicar la misma orientación a ambos grupos”.

Aun así, la orientación de los CDC puede proporcionar un marco útil para ayudarnos a tomar decisiones sobre el tiempo de uso de un respirador. Si tomamos en cuenta la regla de los cinco días para los trabajadores de la salud, y suponiendo que ellos llevan la mascarilla todo el día en un turno de ocho horas, eso sugiere unas 40 horas de uso por mascarilla, dijo Anne Miller, directora ejecutiva del Proyecto N95, una organización sin fines de lucro que evalúa y vende mascarillas de alto rendimiento. Muchos de nosotros usamos una mascarilla en intervalos de 15 y 30 minutos cuando recogemos a un niño en la escuela o hacemos algún recado, lo que significa que una mascarilla podría durar semanas. En realidad, si te pones y te quitas la mascarilla con frecuencia, lo más probable es que se ensucie o que las correas se rompan antes de llegar a las 40 horas.

“Yo no uso la mascarilla todo el día; voy al supermercado y vuelvo”, dijo Miller. “Me parece que acabo dejándolas caer en la nieve o en el suelo del auto antes de que se desgasten. Normalmente, las correas se desgastan antes que la capacidad respiratoria”.

Nunca intentes limpiar tu cubrebocas de alto rendimiento. Aunque parezca un tejido sintético, las mascarillas de respiración de tipo médico están hechas de capas de filtros de alta tecnología que han sido cargados electrostáticamente para atraer y atrapar mejor las partículas. Lavar una mascarilla o tratar de higienizarla con alcohol, peróxido o incluso con luz ultravioleta la degradará y la hará menos efectiva. Basta con dejar que la mascarilla se airee en un gancho, en una bolsa de papel o de malla o en un estante limpio. La mejor manera de mantener limpia la mascarilla es lavarse las manos antes de tocarla, sujetar la mascarilla por las correas y guardarla en un lugar limpio y seco cuando no la lleves puesta. Ten varias mascarillas a mano y rota su uso para que cada una de ellas tenga suficiente tiempo para airearse entre usos.

Le pedí a Marr consejos adicionales sobre cómo cuidar un respirador para maximizar su uso. Estos son sus consejos.

P: ¿Cómo podemos asegurarnos de que nuestras mascarillas sigan filtrando partículas?

Marr: Esta capacidad puede verse comprometida si alguna parte de la mascarilla se daña físicamente de forma que se produzcan fugas. Puede tratarse de un desgarro o de un agujero en la mascarilla, de un pliegue que impida que se ajuste a la cara o de unas correas demasiado flojas que no permitan acercar la mascarilla a la cara.

P: ¿Una mascarilla puede llegar a saturarse de partículas?

Marr: A la gente le puede preocupar que el respirador se “llene” de partículas, de manera que el material del filtro deje de funcionar, pero los respiradores están diseñados para manejar una gran cantidad de partículas y seguir manteniendo su capacidad de filtración. Aaron Collins (@masknerd en Twitter) señala que un N95 está diseñado para manejar 200 miligramos de partículas, lo que equivaldría a llevarlo sin parar durante 200 días en un aire muy contaminado como el de Shanghái. Las correas o el puente nasal se romperán, el respirador perderá su forma o se ensuciará visiblemente antes de que esto ocurra.

P: Si me expongo a una persona infectada, ¿se contaminará mi mascarilla?

Marr: Es posible que el virus esté en la superficie de la mascarilla, y que puedas tocarlo y transferirlo a tus ojos, nariz o boca. Para minimizar este riesgo, debes manipular la mascarilla por los bordes y las correas y evitar tocar la zona situada delante de la nariz y la boca. Con el tiempo —varias horas— el virus se extinguirá, por lo que probablemente no haya que preocuparse por acumular más de un día de virus infeccioso en el material. Hay un estudio que suena preocupante y que informa que el virus sobrevive durante 14 días en una N95, pero para realizarlo, los investigadores rociaron una enorme cantidad de virus sobre el material —como si se escupiera intencionalmente sobre la mascarilla— y lo eliminaron sumergiéndolo en líquido, lo que transferiría más que si simplemente se tocara.

P: Entonces, ¿cuánto tiempo sobreviven realmente las partículas de virus en una mascarilla?

Marr: Estamos estudiando esta cuestión empleando una forma más realista de introducir virus en aerosol en una N95, y el virus decae hasta niveles casi indetectables en 30 minutos.

P: ¿Qué opinas de la regla de las “40 horas de uso”?

Marr: Cuarenta horas de uso total, ya sea en cinco periodos de ocho horas o en un montón de periodos más cortos, debería estar bien. Las correas elásticas pueden aflojarse o romperse, la mascarilla puede perder su forma o puede ensuciarse visiblemente antes de que se cumplan las 40 horas, en cuyo caso deberías sustituirla. Tengo un N95 que he usado durante dos viajes de ida y vuelta en avión que suman más de 25 horas y para asistir a la iglesia unas cuantas veces, ir a la tienda unas cuantas veces e ir a un encuentro de gimnasia, y finalmente se está ensuciando lo suficiente —sobre todo por el roce con la cara— y está perdiendo su forma, de modo que estoy pensando en tirarlo.

P: He visto el consejo de ventilar las mascarillas en bolsas de papel, etiquetadas con el día de la semana, y de rotar los cubrebocas cada cinco días. Pero la mayoría de la gente se limita a guardar las mascarillas en un cajón o en un bolso, o a colgarlas en ganchos. ¿Importa?

Marr: No creo que sea necesario. Me gusta la idea de airearlas. Yo dejo la mía por ahí o colgada en un gancho. Si la transporto en mi mochila o bolso, la guardo en una bolsa de plástico para protegerla de posibles daños.

P: ¿Qué pasa si lavas la mascarilla? ¿Se puede usar bajo la lluvia?

Marr: Si ha sido lavada o se ha empapado de cualquier otra forma, dala por estropeada.