Cuando Reynoso Femat defendió al “Gober Precioso”

Cuando Reynoso Femat defendió al “Gober Precioso”

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- Detenido por su defensa de personajes ligados a la pederastia y por violaciones a derechos humanos, el ex gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, arrastra un desprestigio desde hace más de una década.

Exhibido por su respaldo ilegal a la detención de la periodista Lydia Cacho, Marín Torres encontraría apoyo por parte del panista Luis Armando Reynoso Femat quien, durante su etapa como mandatario de Aguascalientes, lo calificó como su “amigo personal”.

Reynoso inclusive pidió a otros gobernadores solidarizarse con el poblano durante el inicio de su controversia como defensor de empresarios pederastas; la cual no encontraría eco.

El héroe de la película

Por varias décadas, las elecciones por las gubernaturas estatales en Aguascalientes y Puebla coincidieron en el mismo año. De esta manera, en 2004, el panista Luis Armando Reynoso Femat y el priista Mario Marín Torres ganaron las votaciones de ambas entidades, respectivamente.

Sin embargo, Marín Torres no tardó en entrar en controversias cuando dispuso la detención de la periodista Lydia Cacho, luego que filtrase nombres de empresarios ligados a la pederastia; entre ellos Kamel Nacif y Jean Succar Kuri, amigos personales del mandatario poblano.

En diciembre de 2005, por órdenes de Marín, agentes judiciales de Puebla prácticamente secuestraron a Cacho, residente en el estado de Quintana Roo, trasladándose por carretera hasta la capital poblana, donde Nacif, apodado el rey de la mezclilla, había interpuesto una demanda en su contra. La periodista finalmente fue liberada tras pagar una fianza de 70 mil pesos en efectivo.

Poco después, el 14 de febrero de 2006, se dieron a conocer grabaciones telefónicas entre Marín y Kamel Nacif, quienes se congratulaban por la detención de Lydia Cacho. El llamado rey de la mezclilla incluso bautizaría al mandatario priista como “mi gober precioso”.

También quedaría a relucir que Marín había supuestamente sobornado a la juez quinto de lo penal Rosa Celia Pérez, con un viaje a Las Vegas, para apoyar la detención de Cacho.

El escándalo generado en pleno inicio del proceso electoral obligó a que el PRI se deslindase de Mario Marín, de igual manera se generaron manifestaciones en la capital poblana, exigiendo la renuncia del mandatario.

En medio de la controversia, hubo quien se animó a defender al “gober precioso”.

“Mi amigo personal”

Un mes después de que se filtrase la grabación entre Marín y Nacif, el 6 de marzo, se llevó a cabo la XXVII reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), en la ciudad de Guanajuato.

En pleno cónclave de mandatario, el gobernador de Aguascalientes, el panista Luis Armando Reynoso Femat, se declaró a favor de su homólogo poblano, de quien se dijo amigo personal, y hasta anunció un supuesto respaldo de la Conago hacia el priista.

“Mi posición es que la libertad de expresión debe estar vigente, y debemos hacerla manifiesta en hechos concretos, pero desde luego Mario Marín también requiere de un apoyo solidario de parte de nosotros como compañeros de gobierno, y que pudo haber habido un mal momento y una etapa difícil para la cual se requiere de aliento, no solamente apretón de manos, sino de estímulo para sacar una enorme responsabilidad de hacer un buen gobierno”, dijo Reynoso Femat

El panista inclusive declaró que Marín Torres “ha hecho un extraordinario trabajo en el estado de Puebla”.

Para mala fortuna del gobernador de Aguascalientes, el espaldarazo hacia Marín no encontró eco. Juan Carlos Romero Hicks, mandatario de Guanajuato, declaró luego que el caso del poblano no había sido tratado en la agenda del día.

Años de injusticia

Aunque la administración de Marín quedó marcada desde entonces, logró mantenerse en el cargo. Entre especulaciones de una supuesta negociación entre el PAN con el PRI, luego del resultado electoral por la Presidencia y que oficialmente favoreció al panista Felipe Calderón.

Incluso el Poder Judicial se inclinó a favor del poblano cuando el 29 de noviembre de 2007, la Suprema Corte votó por mayoría un dictamen que negaba violaciones graves a los derechos de Lydia Cacho.

Pero las acusaciones contra Mario Marín continuaron y en junio de 2009 se destapó una supuesta relación sentimental que sostuvo años antes con una joven, cuando esta aún era menor de edad.

La sombra de Mario Marín pesó en los siguientes resultados y el PRI nunca volvió a recuperar la gubernatura de Puebla.  

En 2019, la Organización de las Naciones Unidas validó la violación de derechos de Lydia Cacho y exigió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador comenzar un proceso contra Marín, quien desde entonces se encontraba en calidad de prófugo, hasta que fue detenido en esta semana.

Reynoso Femat, a cambio, ahora es candidato de Fuerza México por la alcaldía de Aguascalientes; pese a haber tenido un proceso en su contra. Sólo que éste por peculado.