Cuando el PAN de Aguascalientes intentó expulsar al gobernador

Cuando el PAN de Aguascalientes intentó expulsar al gobernador

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.-La mañana del 28 de diciembre del año 2006, en el comité estatal del Partido Acción Nacional no andaban con bromas.

Ese día, en una conferencia de medios, el entonces presidente local del blanquiazul, Juan Antonio Martín del Campo anunció un proceso de expulsión hacia el gobernador Luis Armando Reynoso Femat, a quien acusaba de ir en contra de la doctrina panista y tomar decisiones que afectaban al instituto político.

Apenas un día antes, el presupuesto estatal había sido aprobado en el Congreso con el apoyo de legisladores de la oposición, y el voto en contra de algunos panistas, quienes cuestionaron la determinación del Ejecutivo para endeudar al estado hasta por dos mil millones de pesos a pagar en 25 años.

Aunque con raíces en el PRI, Reynoso Femat había sido alcalde bajo las siglas del PAN. En la votación de 2004, arrasó en los comicios por la gubernatura y el partido además se hizo del control del Legislativo y de la mayoría de las alcaldías. Pero ya en el poder, la relación con el instituto político fue muy tirante.

Los siguientes días al amago de expulsión fueron de dimes y diretes. La oficina de prensa del gobernador difundió boletines con apoyos de personajes a quienes llamaba “líderes de opinión”, entre estos Roy Campos, director de Consulta Mitofsky, que por cierto defendió el endeudamiento de Reynoso. Luego, los panistas contrarios al ejecutivo pusieron mantas en cruceros viales para protestar por las decisiones oficiales. 

Luis Armando no dio la cara ante los medios hasta el 4 de enero de 2007, cuando calificó de “irrelevante” el proceso en su contra. Sin embargo, no tardó en buscar a la dirigencia nacional para frenar cualquier expulsión. Tras un par de meses hubo que poner orden, al grado que Reynoso y Martín del Campo se dieron la mano en un acto público. 

Pero las fisuras entre el gobernador y su partido en realidad nunca se arreglaron. Para la renovación del cargo en las elecciones de 2010, Luis Armando Reynoso pretendió impulsar a su antiguo tesorero Raúl Cuadra García como el candidato del PAN. Pero el favorecido fue el ex alcalde Martín Orozco Sandoval. Reynoso Femat se negó a apoyar la candidatura de Orozco, que a la larga fue superado en las urnas de ese año por el priista Carlos Lozano de la Torre.

Luis Armando sería el primero en levantarle la mano a Lozano, al grado que Acción Nacional inició un nuevo proceso de expulsión contra el gobernador que tampoco fructificó. En el año 2017, se le restituyeron a Reynoso sus derechos como militante. 

Irónicamente, con el tiempo Reynoso fue señalado por el gobierno de Carlos Lozano, al grado que terminaría siendo detenido y encarcelado en más de una oportunidad bajo esa administración, debido a supuesto peculado.

Aunque oficialmente sigue siendo panista, Luis Armando Reynoso ha tenido acercamientos públicos con otros partidos políticos. Hace un par de años con Nueva Alianza, donde diputadas de ese instituto lo elogiaron abiertamente; y más reciente se le vio con Fuerza por México, de nueva creación, pero futuro incierto; como el del mismo ex gobernador.