¿Crees que tu móvil ha sido hackeado?

¿Crees que tu móvil ha sido hackeado?

McCafee

Existen varias señales de un posible hackeo de un smartphone pueden parecer problemas técnicos, al menos a primera vista.

Sin embargo, el hecho es que estas fallas pueden ser un síntoma de un problema más profundo, como tener software malicioso, o malware, instalado en tu smartphone.

El malware puede consumir recursos del sistema o entrar en conflicto con otras aplicaciones y con el sistema operativo, lo que puede hacer que el teléfono empiece a funcionar de forma lenta o errática.

Pero, en cierto modo, esto es una ventaja: Dado que el malware puede ejecutarse de forma ineficiente en tu teléfono y crear problemas tanto grandes como pequeños, esto mismo te alerta sobre su presencia. Y con toda la información importante que llevamos en la palma de la mano hoy en día, eso es una buena noticia por partida doble. Conocer las señales, sutiles o no, puede alertarte de un problema que, si no, resultaría casi invisible.

Tanto si los hackers lo introducen físicamente en tu teléfono como si te engañan para que lo instales a través de una aplicación falsa, un sitio web o un ataque de phishing, el software de hacking puede causarte problemas de varias maneras:

  • Keylogging: En manos de un hacker, el keylogging, o registro de pulsaciones de teclas, funciona como un espía que observa tu información mientras escribes, tocas la pantalla e incluso cuando hablas en tu teléfono.
  • Troyanos: Los troyanos son un tipo de malware que puede camuflarse en tu teléfono para extraer datos importantes, como los detalles de tu cuenta de tu tarjeta de crédito o información personal.
  • Criptomineros: Al igual que los troyanos, este software también se esconde en el aparato. Desde allí, aprovecha la potencia de cálculo del dispositivo para “minar” criptomonedas. Aunque la minería de criptomonedas no es ilegal, realizar este tipo de cryptojacking, o minería maliciosa en un dispositivo sin el consentimiento del propietario, sí que lo es.

Algunos posibles signos de los programas de hacking en el teléfono incluyen:

Problemas de desempeño

Tal vez hayas visto algunas de las señales que hemos mencionado antes. ¿Tu dispositivo funciona más lentamente, las páginas web y las aplicaciones presentan más dificultad para cargar o parece que la batería nunca mantiene la carga? Todas estas son señales de que podrías tener malware ejecutándose en segundo plano, lo que agota los recursos de tu teléfono.

Tu teléfono se calienta

Al igual que los problemas de rendimiento anteriores, el malware o las aplicaciones de minería que se ejecutan en segundo plano pueden consumir potencia de cálculo adicional (y datos). Además de disminuir el rendimiento, el malware y las aplicaciones de minería pueden hacer que el teléfono se recaliente.

Aplicaciones o datos misteriosos

Si encuentras aplicaciones que no has descargado, o llamadas, mensajes de texto y correos electrónicos que no has enviado, es una señal de alarma. Un hacker puede haber secuestrado tu teléfono para hacer llamadas o enviar mensajes de tarificación adicional o para propagar malware a tus contactos. Del mismo modo, si ves picos en tu uso de datos, eso también podría ser signo de un hackeo.

Ventanas emergentes o cambios en tu pantalla

El malware también puede esconderse detrás de las ventanas emergentes de spam, los cambios en la pantalla de inicio o los marcadores de sitios web sospechosos. De hecho, si ves algún cambio de configuración que no hayas hecho personalmente, es otra gran pista de que tu smartphone ha sido hackeado.

Qué hacer si sospechas que tu teléfono ha sido hackeado

  • Instala y ejecuta un software de seguridad en tu smartphone, si aún no lo has hecho. Luego, elimina las aplicaciones que no hayas descargado, borra los SMS peligrosos y vuelve a ejecutar el software de seguridad de tu celular.
  • Si sigues teniendo problemas, una opción es borrar y restaurar tu teléfono. Suponiendo que tienes una copia de tus fotos, contactos y otra información vital en la nube, es un proceso relativamente sencillo. Una rápida búsqueda en línea puede indicarte cómo borrar y restaurar un teléfono de determinada marca y modelo.
  • Por último, revisa tus cuentas y tu crédito para ver si se ha realizado alguna compra no autorizada. Si es así, puedes congelar esas cuentas y obtener nuevas tarjetas y credenciales. Además, actualiza las contraseñas de tus cuentas con una contraseña que sea única y segura.

Diez consejos para evitar que tu teléfono sea hackeado

Aunque hay varias formas en las que un hacker puede entrar en tu teléfono y robar información personal y crítica, aquí hay algunos consejos para evitar que eso ocurra:

  1. Usa un programa de protección integral en línea en tu teléfono. A lo largo de los años, hemos adquirido la buena costumbre de utilizarlo en nuestras PC y portátiles. ¿Y en nuestros teléfonos? No tanto. Instalar una protección en línea en tu smartphone te ofrece una primera línea de defensa contra los ataques, además de varias de las funciones de seguridad adicionales que indicamos a continuación.
  2. Actualiza tu teléfono y sus aplicaciones. Aparte de instalar software de seguridad, mantenerse al día con las actualizaciones es una forma primordial de protegerte a ti y tu teléfono. Las actualizaciones pueden corregir las vulnerabilidades que aprovechan los delincuentes informáticos para llevar a cabo sus ataques usando malware. Además, esas actualizaciones pueden ayudar a que tu teléfono y tus aplicaciones funcionen sin problemas, al tiempo que introducen funcionalidades nuevas y útiles.
  3. Refuerza tu protección fuera de casa con una VPN. Una de las formas en que los delincuentes pueden hackear tu teléfono es a través de las redes Wi-Fi públicas, como las de los aeropuertos, los hoteles e incluso las bibliotecas. Que estas redes sean públicas implica que tus actividades están expuestas a los demás en la red: tus operaciones bancarias, el uso de tus contraseñas… ¡todo! Una forma de hacer que una red pública funcione como privada es con una VPN, o red privada virtual, que puede mantenerte a ti y a todo lo que hagas protegido de los demás en ese punto de acceso Wi-Fi.
  4. Usa un administrador de contraseñas. Las contraseñas únicas y seguras ofrecen otra primera línea de defensa. Sin embargo, con todas las cuentas que tenemos, hacer malabarismos con docenas de contraseñas únicas y seguras puede parecer una tarea difícil, y de ahí la tentación de utilizar (y reutilizar) contraseñas más sencillas. A los hackers les encanta esto porque una contraseña puede ser la clave para entrar en varias cuentas. En su lugar, prueba un administrador de contraseñas que pueda crear esas contraseñas por ti y almacenarlas también de forma segura. Un software de seguridad integral como McAfee Total Protection incluirá uno.
  5. Evita los puestos de carga públicos. Cargar tus dispositivos en un puesto público parece sencillo y seguro. Sin embargo, se sabe que algunos hackers practican el denominado juice jacking, un tipo de ataque en el que se instala malware en los dispositivos que se conectan a puestos de carga. Mientras tú cargas tu equipo, ellos aprovechan para robar tus contraseñas e información personal. Entonces, ¿cómo cargar tus dispositivos cuando estás fuera de casa? Puedes buscar baterías externas portátiles que puedes cargar con antelación o que funcionen con pilas AA y que sirven de fuente de alimentación para tus dispositivos. Son relativamente baratas y fáciles de encontrar.
  6. No pierdas de vista tu teléfono. También es importante prevenir el robo real de tu teléfono, ya que algunos hackeos ocurren simplemente porque un teléfono cae en las manos equivocadas. Esta es una buena razón para proteger tu teléfono con una contraseña o un código PIN, así como para activar el rastreo del dispositivo y poder localizarlo o incluso borrar su contenido a distancia si lo necesitas. Apple ofrece a los usuarios de iOS una guía paso a paso para borrar el contenido de los dispositivos de forma remota y Google también ofrece una guía para los usuarios de Android.
  7. Cifra tu teléfono. Cifrar tu teléfono móvil puede evitar que te hackeen y puede proteger tus llamadas, mensajes e información crítica. Para comprobar si tu iPhone está cifrado, puedes ir a “Touch ID y código” en los ajustes del teléfono, desplazarte hasta la parte inferior y ver si la protección de datos está activada (normalmente esto es automático si tienes un código de acceso activado). Los usuarios de Android disponen de cifrado automático según el tipo de teléfono.
  8. Bloquea tu tarjeta SIM. Así como puedes bloquear tu teléfono, también puedes bloquear la tarjeta SIM que se usa para identificarte a ti, el propietario, y para conectarte a tu red celular. Al bloquearla, impides que tu teléfono sea utilizado en otra red que no sea la tuya. Si tienes un iPhone, puedes bloquearla siguiendo estas sencillas indicaciones. Para otras plataformas, consulta el sitio web del fabricante.
  9. Apaga el Wi-Fi y el Bluetooth cuando no los uses. Piensa que es como cerrar una puerta que de otro modo estaría abierta. Hay varios ataques que un hacker dedicado y bien equipado puede hacer en los dispositivos en los que el Wi-Fi y el Bluetooth están abiertos y en modo descubrible. Igualmente, aunque no es un hack, algunos comercios rastrean tu ubicación en una tienda utilizando la tecnología Bluetooth con fines de marketing, así que apagarlo también puede proteger tu privacidad en ciertas situaciones. Puedes desactivar ambas funciones fácilmente desde la configuración, y muchos teléfonos también permiten hacerlo desde un menú desplegable en la pantalla de inicio.
  10. Evita las tiendas de aplicaciones de terceros. La Google Play Store y la App Store de Apple cuentan con medidas para revisar y examinar las aplicaciones para darles cierta garantía de seguridad. Es posible que los sitios de terceros no cuenten con esos mecanismos de protección. De hecho, algunos sitios de terceros pueden alojar aplicaciones maliciosas intencionadamente como parte de una estafa más amplia. Es cierto que los delincuentes informáticos han encontrado formas de eludir el proceso de revisión de Google y Apple, pero la probabilidad de que las aplicaciones de estas tiendas sean seguras es mucho mayor que en cualquier otro lugar. Además, tanto Google como Apple se apresuran a retirar las aplicaciones maliciosas una vez que se detectan, lo que refuerza la seguridad de sus tiendas en línea.