Crece la ordeña; bajan decomisos

Crece la ordeña; bajan decomisos

Terra

CDMX.- La ordeña de combustibles en los ductos operados por Pemex va en aumento, mientras que las denuncias por este delito y la recuperación de gasolinas disminuye, de acuerdo con cifras oficiales.

En la actual gestión del Gobierno federal, los reportes de tomas clandestinas de la red de distribución de hidrocarburos pasó de 217 al mes en 2013 a 475 al mes en 2016, un aumento del 118 por ciento, según datos de Pemex y de la Procuraduría General de la República (PGR).

Mientras tanto, las denuncias presentadas ante la PGR por esos hechos disminuyeron de 247 al mes en promedio en 2013 a 219 denuncias al mes en 2016.

Además, la recuperación de combustible robado también descendió, al reportarse 7.6 millones de litros al mes en 2013 frente a 470 mil litros al mes en 2016.

Cifras de Pemex establecen que hasta septiembre de 2016 sumaban 4 mil 282 tomas clandestinas en todo el País, cifra que superó en un 9 por ciento en promedio mensual a las registradas en 2015.

La petrolera reveló que cada día pierde 23 mil barriles diarios de gasolinas por la ordeña, lo que representa una pérdida de 54 millones de pesos diarios.

El número de detenidos de las bandas criminales dedicadas a este delito durante la presente Administración, encabezada por el priista Enrique Peña Nieto, pasó de 30 sujetos que eran procesados en promedio al mes en 2013 a tan sólo 14 presuntos delincuentes en 2016.

El reporte de personas detenidas se concentró en Guanajuato, Tamaulipas, Jalisco, Puebla, estados con el mayor número de tomas clandestinas reportadas, una de ellas, según Pemex, causante del desabasto en seis estados en las últimas dos semanas de diciembre.

La falta de resultados para evitar la operación de bandas dedicadas al robo de combustible ocurre a la par que el anuncio del Gobierno sobre un alza al precio de los combustibles, por el cual los mexicanos deberán pagar hasta 24 por ciento más.

Tamaulipas encabeza el número de tomas clandestinas reportadas ,con 2 mil 655 casos en el presente sexenio.

Le siguen Puebla, con 2 mil 311 puntos de ordeña; Guanajuato, con 2 mil 237 tomas ilegales; Jalisco, con mil 499, y Veracruz con mil 221.

En Sinaloa, Estado de México, Nuevo León e Hidalgo también se prendieron focos rojos por la constante perforación de ductos.

El robo de combustible a Pemex se centra en 12 municipios del país.

Estos son Irapuato y Silao, en Guanajuato; Acajete, Acatzingo, Palmar de Bravo, Quecholac y Tepeaca, en Puebla; Altamira y Río Bravo, en Tamaulipas; además de Acayucan, Omealca y Tierra Blanca, en Veracruz.

Fuentes militares afirmaron que la guerra por el robo de combustible la protagonizan principalmente integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas. A estas disputas se han sumado células criminales de La Familia Michoacana y el Cártel del Golfo.

El mayor número de quejas presentadas por este ilícito, hasta septiembre pasado, se registró en Tamaulipas, con 2 mil 372 averiguaciones previas; seguido de Guanajuato, con 2 mil 235; Puebla, con mil 700; el Estado de México, con mil 99 y Jalisco, con 891 denuncias.