Crean “Little Haiti” en Tijuana

Crean “Little Haiti” en Tijuana

Terra

Tijuana.- Decenas de haitianos quedaron varados desde hace dos meses en esta ciudad fronteriza, tras el endurecimiento de las políticas migratorias de Estados Unidos.

Luego de que este grupo vio frustrado su objetivo de ingresar a territorio estadounidense, a través de un esquema de asilo, pastores de la Iglesia Embajadores de Jesús comenzaron a construir una villa que ahora es conocida como “Little Haití”.

“‘Little Haití’ se inicia ante el hecho de que todos ellos ya no pueden cruzar a Estados Unidos, unos 200 haitianos se quedarán y necesitamos al menos 100 viviendas.

“(Las primeras casas se están construyendo) con mi sueldo, el sueldo de mi esposa, un poco lo que tenía, lo que ha apoyado la comunidad a la iglesia, todas las casas se instalarán en el cañón”, indicó el pastor de esa iglesia, Gustavo Banda Aceves.

La congregación religiosa busca el apoyo de las autoridades municipales para plantear una solución a las descargas de aguas negras en el canal cercano a la villa haitiana.

Las casitas de madera, barrotes, cemento y bloques estarán a unos metros del albergue de la Iglesia Embajadores de Jesús en la Colonia Divina Providencia; la congregación asiste a 225 haitianos, 10 de ellos menores de edad.

Todos están varados desde hace más de dos meses en la ciudad; se quedaron en Baja California luego de percatarse de que los haitianos solicitantes de asilo en EU están siendo deportados a Haití en menos de 10 días.

Según el pastor Banda Aceves, las pequeñas viviendas están en terrenos regulares y contarán con todos los servicios de drenaje, agua potable y electricidad, aunque están al lado de un canal de aguas negras que desprende olores fétidos todo el día.

Ese drenaje y las lluvias de días atrás en la región dejaron incomunicado al albergue por una semana, hasta que la iglesia pagó por maquinaria pesada para raspar el canal, que también conforma la calle principal de la zona.

El religioso severó que las construcciones pretenden permitir que las familias, divididas por sexos en los albergues, se recompongan.

“Ellos podrían quedarse toda la vida (en el albergue), pero los hombres están de un lado y las mujeres de otro; y después de dos meses y medio no es sano para las familias estar viviendo así. Aunque sea una pequeña casa, pero que la tengan”, explicó.

La etapa inicial de la villa contempla la inclusión de 22 casas, cada una con un costo de 50 mil pesos.

“Tengo un mensaje positivo del Presidente municipal (Juan Manuel Gastelum). Aunque tiene costo, cada permiso para estas casas será gratuito”, comentó el líder religioso.

Funcionarios municipales de la delegación de Playas de Tijuana, a la cual pertenece la Colonia Divina Providencia, se reunirán con los dirigentes de la iglesia para buscar alguna solución sobre las aguas negras.

“El agua que baja llega a las playas de EU, es un problema binacional, todo está contaminado y la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Tijuana no hace nada”, adelantó.