Cómo sobrevivir a la cuesta de enero | Benefíciate de un crédito rápido

Cómo sobrevivir a la cuesta de enero | Benefíciate de un crédito rápido

Los primeros meses del año pueden ser duros, sobre todo debido a la cuesta de enero. El aumento de algunos productos y servicios suele ocurrir debido a la inflación y, al mismo tiempo, la mala administración de tu dinero debido a las fiestas de fin de año te ha desfavorecido.

Tal vez sientas que no hay forma de salir de esta situación financiera. Sin embargo, existen instituciones financieras, como Creditea, que pueden ser de interés para ti, ya que te permiten solicitar mini préstamos online de forma rápida y sencilla. Estos préstamos suelen contar con condiciones convenientes y adaptarse a tus necesidades específicas.

5 consejos para sobrevivir la cuesta de enero

Tu psicólogo te ha comunicado que a partir de este año comenzará a cobrar 100 pesos más por consulta. Los productos alimenticios también han incrementado en el supermercado y la gasolina, mejor ni hablar.

¿Sientes que te ahogas en un vaso de agua? Pues, no te preocupes, aquí encontrarás 5 consejos útiles para sobrevivir a esta cuesta de enero y salir adelante.

  1. Solventa tus deudas pendientes

El mes de diciembre fue pura celebración, hubo comidas y regalos por doquier, e incluso un pequeño viaje de fin de año. Has podido hacer todo eso, debido al crédito que solicitaste a principios de diciembre.

Pero ahora que estamos en marzo, es momento de liquidar esa deuda que has pospuesto, por no considerarla una prioridad.

Tener deudas acumuladas no es positivo, de hecho, si no pagas tus deudas a tiempo, no solo tendrás que pagar más intereses, sino que además tu historial crediticio se verá afectado.

Por ende, si aún tienes este tipo de deudas, hazlas tu prioridad y liquídalas cuanto antes para no estar atado a ellas y pagar más dinero mes a mes.

  1. Considera tus ingresos y gastos mensuales

Luego de tener claro cuál es tu ingreso mensual, planifica los gastos que tendrás mes a mes. Considera tus gastos recurrentes (como el alquiler, los gastos de agua y electricidad, los de primera necesidad, el seguro médico, la telefonía móvil, entre otros) y descarta los gastos que no sean realmente necesarios. Evita compras impulsivas que no supongan una gran diferencia en tu vida, de esta forma, podrás ahorrar dinero.

Lo importante es tener ese registro de ingresos y gastos, ya que esto te ayudará a administrar tus finanzas de mejor forma.

  1. Ponte una meta y registra tu progreso

Ahora que controlas mejor tus gastos, es importante que vayas anotando si estos cambios de hábito que has implementado, es decir evitar caprichos y enfocarte solo en tus gastos recurrentes y necesarios, han dado el resultado esperado.

Para ello, anota tus éxitos y desafíos y detecta si has alcanzado la meta que te habías propuesto a principios de cada mes.

  1. Se prudente a la hora de invertir

Si cuentas con algo de dinero para invertir, adelante. Sin embargo, considera todas tus alternativas de inversión y analiza el porcentaje de riesgo que tiene cada opción.

Si eres una persona a la que no le gusta arriesgar demasiado, no elijas la alternativa que suponga una mayor ganancia pero también una incertidumbre elevada. Evalúa siempre el riesgo que estás dispuesto a asumir y luego toma la decisión.

  1. Solicita un préstamo inmediato

Si ya has realizado todo lo anterior pero aún así estás corto a fin de mes, solicita un mini préstamo en entidades como Creditea. Estos préstamos no sólo son fáciles de adquirir, sino que además se pueden obtener rápidamente.

Se solicitan de forma virtual cómodamente desde tu casa. Lo único que debes hacer es acceder a la plataforma de la entidad prestamista y completar un sencillo formulario que no te llevará más de 10 minutos.

Luego, tras una llamada telefónica por parte del equipo de la entidad para confirmar tus datos, se aprueba tu solicitud (siempre y cuando cumplas con los requisitos mínimos requeridos) y se realiza la transferencia bancaria en menos de 24 horas.

Recuerda ser prudente

Solicitar mini préstamos es una gran alternativa, pero antes de tomar la decisión, recuerda ser prudente y asegúrate de no tener una deuda anterior que aún estés solventando.

Además, revisa tus finanzas y comprueba que has hecho todo lo posible por reducir gastos innecesarios para enfocarte solo en los que sean fundamentales para tu vida cotidiana.Finalmente, cuenta con unos ingresos mínimos recurrentes de 10.000 pesos y tras hacer tus cuentas, asegúrate de que podrás devolver el dinero solicitado y los intereses correspondientes en el plazo de devolución establecido

*Todos los derechos reservados.