Checa estos consejos para mantener un peso sano

Checa estos consejos para mantener un peso sano

Redacción

Horas eternas en el trabajo, cuidado de los niños, mantenimiento de la casa… Muchas veces el estilo de vida ajetreado hace que las personas consuman una mayor cantidad de alimentos prefabricados ya que resulta más sencillo y más rápido calentar una lasaña ya cocinada en el microondas que hacerla tu mismo.

El tomar comida ya preparadas hace que se aumente de peso debido a que suelen tener mayores porcentajes de grasas saturadas, sal o azúcar, lo cual genera obesidad. Ante una situación de sobrepeso, lo más común es acudir a las famosas dietas, sin embargo, no es necesario recurrir a ellas para mantener un peso sano. Con el objetivo de ayudar a que las personas mejores su estilo de alimentación, el equipo de nutricionistas de Germaine Goya, ofrecen una serie de consejos para mantener el peso sano sin tener que recurrir a las dietas.

– Beber agua nada más levantarse: ayuda a hidratar el cuerpo después de las horas de sueño y es un gran remedio para activar los mecanismos de eliminación de las toxinas.

– Disfrutar de las comidas: comprar alimentos de buena calidad y cocinarlos al gusto de cada uno. Los nutricionistas recomiendan además tener un buen ritual de comida, adornar la mesa, hacer un emplatado apetecible, disfrutar de la comida y hacerlo sin prisas y distracciones.

– Diferenciar las buenas opciones: es importante saber elegir los productos saludables y ricos en nutrientes y vitaminas. Apostar por verduras y frutas, pescados y carne.

– Planificar un menú semanal: al planificar las comidas de toda la semana se consigue comer mejor y ahorrar dinero.

– No confundir hambre real con emocional: el hambre emocional surge repentinamente y pide al organismo satisfacer la necesidad de comer con un alimento específico, normalmente ricos en hidratos de carbono y grasas. Hay que intentar acabar con esa hambre y entender porque nos está pasando.

– Evitar tóxicos sociales: evitar el consumo de alcohol ayuda a reducir el consumo de grasas e hidratos que no son saludables. Se debe evitar también el consumo de tabaco.

– Hacer ejercicio físico: un estilo de vida saludable además de ir acompañado de una alimentación adecuada, lo tiene que ir del deporte. Practicar deporte aporta múltiples beneficios para la salud, por eso es importante elegir una actividad que llame la atención y mantenerse activo, dejando de lado la vida sedentaria.

– Ponerse en manos de un profesional: si es necesario se debe pedir ayuda a un nutricionista que ayude a conseguir el objetivo.