CCE Aguascalientes: un año de divisionismo

CCE Aguascalientes: un año de divisionismo

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- Antaño la agrupación con mayor relevancia para la iniciativa privada, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en el estado ha observado como en su último año se convirtió en escenario de denuncias y acusaciones mediáticas de sus propios integrantes, luego de los comicios del pasado 2020.

La votación del pasado octubre que en su momento favoreció al empresario Raúl González Alonso, se vio impugnada y llegando hasta querellas de tipo legal. Generando una abierta inconformidad por parte de integrantes de la planilla que no se vio favorecida en aquella elección interna.

Transcurrido un año, las inconformidades pudieran continuar, debido a la reelección de González Alonso. Panorama que ya habían advertido los disidentes.

Tiempos idos

Durante años, el CCE se convirtió en un foro que congregaba a los principales capitalistas del estado. Algunos como el abarrotero Felipe González pasaron de presidir el gremio empresarial hasta la gubernatura en el año 1998.

No obstante, la última elección de una mesa directiva generó una fractura que no se ha curado en su totalidad.

El 24 de octubre de 2020, se llevó a cabo una votación para elegir el nuevo timón del Consejo Coordinador, en las instalaciones de la Unión Ganadera Regional, al norte de la ciudad. Los candidatos en disputa fueron Raúl González y Antonio Robledo Sánchez, éste último representando a la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

De manera oficial, la planilla encabezada por González Alonso habría salido victoriosa por un voto de diferencia al grupo de Robledo, quien a partir de ese momento desconoció los comicios.

Club de Toby

Antes de que finalizar el 2020, Antonio Robledo llevó el tema a las denuncias legales e impugnó el resultado interno, argumentando que debía de reponerse el proceso de elección.

Entre las exigencias del ex líder de la Cámara de la Construcción se encontraba el argumento de que hubo el voto ilegal de algunos representantes que no tenían sus derechos vigentes. Y que sin embargo, les permitieron emitir su sufragio.

Los dimes y diretes entre empresarios continuaron presentándose de manera aleatoria, hasta que, a mediados de año en curso, los del llamado grupo disidente se reunieron para sumar fuerzas.

El pasado viernes 25 de junio, el grupo disidente volvió a arremeter contra la presidencia del CCE. En conferencia de medios, Antonio Robledo abiertamente tachó a Raúl González como incapaz. “Los problemas internos actuales muestran una incapacidad para cumplir con nuestra razón de ser. Con 25 años de vida atravesamos uno de los peores momentos debido a una estructura directiva sin legitimidad alguna y con el proceso electoral más desaseado que hemos tenido”, declaró el constructor.

En aquel momento, Robledo dijo que la demanda de nulidad aún se mantenía ante un juez civil. “No queda de otra que reponer las elecciones, igual que la asamblea”, reiteró.

En la conferencia participaron empresarios como Roberto Díaz Ruiz, dirigente de la Canacar, y Mario Rivero, del Consejo Coordinador de las Organizaciones de la Sociedad Civil.

Una semana después, el viernes 2 de julio. Raúl González minimizó las acusaciones en una entrevista colectiva y se ufanó de que ningún organismo registrado se había bajado del barco del CCE.

Reelección

Los disidentes volvieron a reunirse el miércoles 8 último, anunciando al presidente del Colegio de Abogados, Salvador Farias Higareda, como su carta para la siguiente elección del CCE. De paso, le solicitaron a González no optar por la reelección para un segundo mandato.

No obstante, Raúl González fue ratificado de manera oficial por otro año para encabezar el Consejo Coordinador Empresarial, tras una asamblea realizada el pasado fin de semana. “De los 20 representantes de agrupaciones empresariales dijeron sí a que continuara al frente, sólo hubo uno que dijo que no”, declaró el dirigente.

Sin embargo, González volvió a lanzarse contra sus críticos del CCE y hasta arremetió contra Salvador Farias, al que tachó “poco honorable y deshonesto”.

Todo, cuando empieza un nuevo ciclo en el timón del CCE.