Carta de ex alumnos de la UNAM en Aguascalientes a la población en general

Carta de ex alumnos de la UNAM en Aguascalientes a la población en general

A los aguascalentenses.

Nos dirigimos a ustedes con todo afecto y respeto. En estos días hemos seguido los escritos y declaraciones de nuestro Rector Enrique Graue y extraordinarios Universitarios que forjan todos los días la nación. Aunque estas líneas son breves, cuando se habla de la UNAM nunca se puede ser breve.

Muchos provenimos de una generación muy lastimada por el poder político, sobre todo cuando éste es intolerante. Por ello nuestra generación llegó se ha esforzado por ampliar las libertades de pensamiento, de expresión, de cátedra, de investigación y de manifestación.  Fuimos formados educacional, filosófica y temperamentalmente, con el apetito de la cultura y el servicio, mismo que hemos trasladado a nuestros hijos. Nada más, pero nada menos.   

Sin duda, la clase media profesionista es la que dirige el gobierno, organiza la empresa, enseña en las universidades, opera en los hospitales, litiga en los tribunales, construye las obras, impulsa la ciencia, genera el arte, escribe los libros y provoca los cambios.

La UNAM, gracias a su autonomía, no es una casa de estudios del Estado ni del gobierno, tampoco es privada. Es un baluarte de la Nación y forma parte de su destino. Por ello es urgente que nosotros y las generaciones sucesoras la entiendan, la valoren y la aprecien. Es el cerebro de la Nación.

Coincidimos con el unamita Dr. Narro y nuestro Rector Graue: “La labor de la Universidad supera la de transmitir conocimiento. el objetivo mayor tiene que ver con la formación de ciudadanos libres con principios éticos y compromiso social, preparados para vivir en democracia para fortalecer las instituciones, para ser solidarios con los demás, para respetar los derechos humanos de ellos y exigir el cumplimiento de los propios: esa es la universidad de la Nación, esa es nuestra Universidad”

En estos días, donde se cuestiona su profunda existencia, recordamos que en nuestra historia nunca ha hablado ni el poderío, ni la riqueza, ni la conquista, ni el imperio y, mucho menos, sus gobernantes. Lo único que ha hablado, lo único que habla y lo único que seguirá hablando es tan solo su espíritu.

¡¡¡Los exalumnos de la UNAM en Aguascalientes hablamos y aquí están nuestros nombres!!!

Por mi raza hablará el espíritu.

salvador farías higareda, angélica de la peña gómez, ismael landín miranda, Javier gonzález gutiérrez, josé de jesús ríos alva, francisco frausto ruíz esparza, eduardo poletti vázquez, miguel ángel nájera herrera, francisco guel serna, ramón arroyo dueñas, eric monroy sánchez, josé raúl vela, armando romero rosales, lorenzo rodríguez, rafael saavedra, david mendoza vargas, rogelio ruiz esparza, jorge pio monsivais, federico carbajal, guillermo hernández-duque, arturo orenday gonzález, moisés rodríguez santillán, david reynoso talamantes, miguel ángel jiménez puga, sergio ramos, mónica siguenza, rosalinda flores, horacio dávila villaseca, raquel farías higareda, miguel ángel ochoa sánchez, armando ceballos oliva, armando roque, carlos ortíz, héctor grijalba tamayo, isidoro armendáriz, jaime medina rodríguez, jorge medina rodríguez, jorge galván, jorge lópez velarde, lourdes murguía ferreira, miguel ángel romero, norma patricia Saucedo, octavio arellano, miguel romo medina, y un amplio número de unamitas que suscriben.