Captan a lince que se creía desaparecido en la Ciudad de México

Captan a lince que se creía desaparecido en la Ciudad de México

Redacción

Se creía que esta especie se encontraba desaparecida, sin embargo, la realidad es muy distinta. Un lince en el Desierto de los Leones, una de las zonas naturales más importantes cercanas a la Ciudad de México, fue captado mediante la técnica del fototrampeo.

La especie conocida como Lynx rufus fue vista el pasado 28 de enero, a las 11:08 horas merodeando entre la vegetación de bosque de oyamel y pino (Abies religiosa, Pinus Hartwegii). El fototrampeo es una técnica que se utiliza para estudiar a la fauna silvestre.

Según la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) de la Ciudad de México, la presencia y avistamiento del gato montés, o lince, en el Desierto de los Leones es un indicador de la salud del ecosistema. Tomemos en cuenta que la supervivencia de esta especie requiere de largas extensiones de bosque, además de animales de presa para su alimentación. Todo ello lo ha encontrado de manera suficiente en el Desierto de los Leones.

Así es el Lynx rufuses

El Lynx rufuses se puede distinguir por el color de su pelaje que va desde el gris claro al gris rojizo, café amarillento o beige. Algunos ejemplares tienen manchas café o negras en su cuerpo. Su cola es corta y tiene rayas o manchas en la parte dorsal, mientras que la parte ventral es blanca. Otro distintivo son sus orejas puntiagudas con un pequeño mechón de pelos negros. Su tipo de alimentación es carnívoro.

Este tipo de gato montés o lince pertenece a la familia Felidae, y es una de las dos especies de linces que habitan en América del Norte. Durante varios años ha tenido que enfrentarse a actividades como la cacería, que han hecho que su población se vea mermada.

Los gatos monteses pueden encontrarse en una gran variedad de hábitats, como bosques, semidesiertos, montañas y matorrales. Duermen en guaridas ocultas, a menudo en árboles huecos, matorrales o grietas rocosas para mantenerse a salvo de sus depredadores.

La longitud de este animal oscila entre los 65 y los 105 cm, con la cola añadiendo entre 11 y 19 cm adicionales. Miden entre 45 y 58 cm de altura hasta el hombro y pesan entre 4 y 15 kg.

Su comportamiento

El Lynx rufus es un animal territorial que utiliza su orina, heces y secreciones de las glándulas anales para delimitar sus zonas de residencia. El territorio de un macho puede abarcar el de varias hembras, e incluso el de otro macho. Los territorios de las hembras, más pequeños que los de los machos, no se mezclan entre sí.

Cómo se reproduce esta especie

Los gatos monteses se aparean de manera similar a los gatos domésticos: los machos y las hembras tienen contacto durante el breve tiempo que va del cortejo a la cópula. Ambos pueden tener varias parejas a lo largo de su vida.

Suelen aparearse a principios de la primavera, aunque no es un periodo fijo. Después de una gestación de 60 a 70 días, cada camada consta de unos 3 gatos. A los 10 días de vida, los recién nacidos abren los ojos y amamantan hasta el segundo mes. Cuando tienen unos 8 meses de edad, los gatos monteses jóvenes se dispersan durante el invierno.

Las hembras se encargan de llevar carne a sus crías y enseñarles a cazar después de que dejan de amamantar, permaneciendo con ellas durante casi un año. En cambio, los machos no ayudan a criar a sus crías.

Con información de National Geographic