Brinda DIF capacitación para prevención de conductas de riesgo en adolescentes

Brinda DIF capacitación para prevención de conductas de riesgo en adolescentes

Redacción

Aguascalientes, Ags.- Psicólogos del programa Juntos por La Vida, el cual se aboca a la atención psico-emocional de estudiantes de nivel secundaria, imparten un curso de capacitación a todo el personal del Centro Estatal para el Desarrollo del Adolescente (CEDA), a fin de que adquieran herramientas que les ayuden a ser empáticos con los jóvenes y entiendan las problemáticas que los orillaron a realizar conductas fuera de la ley.

La coordinadora del programa, Ericka Liliana Padilla Contreras, detalló que a esta capacitación asisten psicólogos, trabajadores sociales, custodios, personal administrativo, maestros, médicos y personal de enfermería.

Mencionó que los temas que se abordan son tabaquismo, deserción escolar, drogadicción, alcoholismo, conductas violentas, depresión, prácticas suicidas y violencia.

Explicó que esta capacitación se brinda en el periodo de receso escolar, ya que los psicólogos del programa Juntos por La Vida trabajan en 31 escuelas secundarias del estado, en donde se atienden a 18 mil alumnos.

“Queremos sensibilizarlos con los problemas que aquejan a los jóvenes que están en este centro, ya que la mayoría proviene de familias disfuncionales en las que se enfrentaron posiblemente a agresiones, golpes, abandono físico y emocional, entre otras situaciones que les afectó su autoestima”, expresó Padilla Contreras.

En este sentido, comentó que el trato del personal hacia los adolescentes es muy importante, ya que uno de los objetivos es que se conviertan en figuras positivas de autoridad, sobre todo en esta etapa por la que transitan los adolescentes, que es cuando están definiendo su personalidad.

Mencionó que es necesario que el personal comprenda que estos jóvenes son el resultado de una infancia adversa, en la que no contaron con un respaldo afectivo por parte de sus padres, tutores o redes de apoyo familiar.

Agregó que hay adolescentes que llegan a sentirse tan solos y tristes, o con coraje por lo que les ha tocado vivir, que deciden consumir estupefacientes para evadir su realidad, y es bajo el influjo de este tipo de sustancias cuando lamentablemente comenten los delitos más graves.