Biohacker se implanta 50 chips para convertirse en un cyborg

Biohacker se implanta 50 chips para convertirse en un cyborg

Redacción

Hay personas que se toman muy enserio el descubrir cuál es el siguiente paso para la evolución humana, como biohackers, transhumanistas y “grinders”. Lepht, es una esas personas.

En su blog Sapiens Anonym, se autodefine como “una hacker británica de wetware sin rostro o género, sin dioses o dinero, a la que le gusta la gente, la ciencia y el transhumanismo práctico”.

Lepht está dentro de una categoría llamada “grinders”, quienes se perciben a sí mismos como cyborgs, un híbrido entre humano y máquina, el eslabón intermedio de esta evolución.

Ella se ha implantado 50 chips en su cuerpo y hacerle modificaciones usando la tecnología que le permitan mejorar o “hackear” algunas funciones por fuera de lo normal.

Por ejemplo, uno de sus implantes le permite cargar en su piel su tarjeta de crédito, otro carga información y sirve igual que una memoria USB.

Éste último experimento fue considerado como “fallido”, ya que en diciembre del 2019 se golpeó el brazo en donde tenía el chip. El brazo se inflamó y fue necesario que le quitaran el implante.

Una de las razones de su notoriedad entre la comunidad biohacker es que la mayoría de sus cirugías la ha practicado ella misma y sin usar ningún tipo de anestésico. Al no tener un título médico, no puede acceder a ellos, así que literalmente somete su cuerpo a intensas cargas de dolor para lograr sus modificaciones.

Lepht se ha convertido en una figura que divide el movimiento transhumanista, con algunos llamándola una “irresponsable” mientras que otros la consideran una pionera y alguien que genuinamente está llevando el ‘ethos’ del cyberpunk a la vida.

En su blog escribe que es consciente de los riesgos que puede correr, pues ni ella ni muchos otros “grinders” son expertos médicos o cirujanos, pero más que motivar a otras personas a tomar el mismo riesgo, lo que pretende es ser ella una especie de conejillo de indias para la humanidad.

Lepht no es la primera que llama la atención en este sentido. Un hombre llamado Zoltan Istvan fue candidato a la presidencia de EU por un partido político transhumanista. Istvan tiene implantes en sus manos que le permiten abrir las cerradura de sus casas y hablaba de ello en sus campañas.

Moon Ribas, una coreógrafa española, diseñó y se implantó sensores sísmicos en los pies que le permiten percibir todos los terremotos del mundo en tiempo real, pues siente las vibraciones de las placas tectónicas de la tierra. Con esto, Ribas baila, y hace sus coreografías, conectando su cuerpo con el planeta Tierra a través de la tecnología.

Con información de Infobae