Astrónomos descubren nuevo y misterioso objeto en el espacio

Astrónomos descubren nuevo y misterioso objeto en el espacio

Redacción

El universo es muy grande y todavía no lo hemos visto todo, por lo que aún tiene muchos misterios que ofrecernos. Es más, justo se acaba de publicar un nuevo estudio en Nature en el que astrónomos de Perth (Australia) han observado un nuevo objeto. Veamos qué dice esta nueva investigación y qué hipótesis barajan sus autores. Porque la teoría que manejan es que podría tratarse de la primera observación de un magnetar de período ultra largo; pero no nos adelantemos.

La investigación ha sido realizada desde el Centro Internacional de Investigación Radioastronómica de la Universidad de Curtin. Fue allí donde Tyrone O’Doherty, alumno que ahora está realizando su doctorado en esta institución; descubrió un extraño y misterioso objeto al observar el universo con el telescopio Murchison Widefield Array (MWA).

Estaba cartografiando las ondas de radio en el universo cuando se dio cuenta de algo inusual. Había algo que estaba liberando una grandísima ráfaga de energía tres veces por hora.

Un misterio del universo nunca antes visto

Esta ráfaga de energía no se parece a nada que los astrónomos hubieran visto con anterioridad. Ni este equipo ni ningún otro grupo de astrónomos.

La hipótesis que plantea el grupo liderado por la astrofísica Natasha Hurley-Walker, y en el que participa O’Doherty; es que podría tratarse de “una estrella de neutrones o una enana blanca -núcleos de estrellas colapsados- con un campo magnético ultrapotente”, según indican en un comunicado de prensa.

Este objeto gira en el espacio y, mientras tanto, emite un haz de radiación que hace de él una de las fuentes de radio más brillantes del cielo. Pero solo un minuto de cada veinte.

“Este objeto aparecía y desaparecía a lo largo de las horas durante nuestras observaciones”, señala en el comunicado Hurley-Walker. “Eso fue completamente inesperado. Para un astrónomo fue algo espeluznante porque no se conoce nada en el cielo que haga eso”. “Además, está muy cerca de nosotros, a unos 4.000 años luz. Está en nuestro patio trasero galáctico”, añade.

Objetos transitorios en el universo

No es la primera vez que vemos objetos encenderse y apagarse en el cielo. Por eso se les suele llamar objetos transitorios. Las supernovas o los púlsares son un ejemplo de ello.

Las supernovas son de tipo lento ya que aparecen de un día para otro y pueden brillar durante meses antes de desaparecer. Los púlsares son objetos transitorios rápidos; porque apenas tardan unos segundos o milisegundos en aparecer y desaparecer.

Y es que, como explica en el comunicado la doctora Gemma Anderson, también del equipo de la Universidad de Curtin; los objetos transitorios que se observan son “la muerte de una estrella masiva o la actividad de los restos que deja tras de sí”. Sin embargo, añade que es muy raro encontrar objetos que estén encendidos durante minutos, como es este caso.

¿Qué vio O’Doherty?

Por tanto, este es un descubrimiento de un objeto extraño; todo un misterio del universo que estudiar. No obstante, se ha teorizado acerca de este tipo de observaciones y no es algo imposible. Es más, los investigadores de Perth tienen una teoría acerca de esta fuente de radio.

El objeto era misterioso porque cuando brillaba lo hacía con fuerza. Era más pequeño que el Sol y emitía ondas de radio muy polarizadas, “lo que sugería que el objeto tenía un campo magnético extremadamente fuerte”.

Todos estos rasgos podrían cuadrar, según señala Hurley-Walker, con un objeto ya predicho: el magnetar de período ultra largo (también llamadas magnetoestrellas).

“Se trata de un tipo de estrella de neutrones que gira lentamente y cuya existencia se ha predicho en teoría”, comenta la líder del equipo de investigadores. “Pero nadie esperaba detectar directamente una como ésta porque no esperábamos que fueran tan brillantes”, añade. “De alguna manera, está convirtiendo la energía magnética en ondas de radio de forma mucho más eficaz que todo lo que hemos visto antes”.

Sobre su descubrimiento, el estudiante de doctorado O’Doherty explica que es “emocionante” que la fuente que identificó “el año pasado” resultara ser “un objeto tan peculiar”.

Buscar más magnetares

Hace ya un tiempo desde que se observó el posible magnetar de período ultra largo; pero el equipo de Hurley-Walker sigue observando con el telescopio MWA el lugar en el que se vio por si se vuelve a encender y apagar. “Si lo hace, hay telescopios en todo el hemisferio sur e incluso en órbita que pueden apuntar directamente a él”, señala.

Además, van a seguir buscando otras magnetoestrellas de este tipo, tal y como explica la líder de estos investigadores. “Más detecciones dirán a los astrónomos si se trata de un evento único y raro o de una vasta población nueva que nunca habíamos notado antes”, comenta.

En definitiva, todavía hay mucho que investigar sobre los magnetares. Aunque pensemos que ya lo hemos visto todo, el universo no para de sorprendernos con sus misterios.

Con información de Hipertextual