Apple destruirá el iPhone para vencer a Facebook y su metaverso

Apple destruirá el iPhone para vencer a Facebook y su metaverso

Redacción

EU.-iPhone deberá actualizarse para enfrentar a la tecnología del futuro.

El invento que matará al iPhone sigue tomando forma. Esta vez, una nueva patente muestra que Apple está trabajando en un sistema que, en vez de superponer imágenes sobre unas gafas, proyecta imágenes directamente en el globo ocular. El resultado es una integración total entre lo virtual y lo físico para crear una nueva realidad. Apple deberá convertirlo en un producto real si quiere vencer a Facebook —o Meta, su nuevo gran enemigo— en la carrera hacia el metaverso, la dimensión virtual que generará una nueva sociedad y economía.

La nueva patente —titulada ‘proyector directo de retina’ y publicada el pasado 26 de octubre— describe un sistema que sigue el movimiento de tus ojos para ajustar automáticamente la proyección de la imagen. Esa proyección es un campo de luz que simula la manera en la que los rayos de luz llegan a nuestros ojos después de reflejarse en los objetos de nuestro entorno.

Según describe Apple, este sistema utiliza espejos y elementos ópticos que ajustan el foco, lo que hace posible que los objetos virtuales se integren perfectamente con la imagen real. En teoría, el realismo de este tipo de imágenes es total. El ojo y el cerebro se creen que los objetos virtuales forman parte del entorno porque la retina los registra como objetos reales, entrando y saliendo de foco según dónde estés mirando.

Los campos de luz

Aparte del realismo, proyectar campos de luz en el ojo elimina el desagradable efecto que tienen las pantallas planas utilizadas en los sistemas de realidad virtual y aumentada actuales. Estas últimas se limitan a sobreimpresionar imágenes virtuales sobre la imagen real que siempre están en el mismo plano focal, lo que rompe el realismo, cansa la vista y puede generar dolores de cabeza y náuseas.https://player.elconfidencial.com/embed/video/8Qfm4L17ggM/640/360/0/

Los campos de luz, sin embargo, siguen las reglas de la naturaleza. El concepto no es nuevo y otras compañías —como la pequeña empresa suiza Creal— ya tienen sistemas de proyección con seguimiento de retina que consiguen el mismo efecto. El vídeo sobre estas líneas explica por qué son la única manera de conseguir que la imagen virtual se integre totalmente con la visión humana.

Creal también ha publicado una demo grabada en junio de este año con su último prototipo, grabado con una cámara directamente y sin efectos especiales. No es representativa de la resolución —que según dicen es tan fina como la que puede ver un ojo humano—, pero se puede ver claramente cómo el cambio de enfoque funciona en la vida rea. Según Creal, su prototipo actual es demasiado grande para el mercado de consumo, pero tendrá la forma de unas gafas estándar el año que viene.

La clave para abrir la puerta del metaverso

Si Apple realmente quiere que sus gafas de realidad virtual, mixta o aumentada se conviertan en el dispositivo que traiga una nueva revolución al mundo, aún más grande que la que trajo el iPhone, Apple Glass debe usar los campos de luz y seguimiento de retina que describe su patente.

De otra manera fallaría y sus gafas no serían más que tecnología del montón que no engancharía al usuario por los problemas descritos anteriormente. Para triunfar, Apple debe borrar la frontera entre lo virtual y lo real y así eliminar el limitado marco de la pantalla del iPhone, convirtiendo todo el entorno en una pantalla. Mapas que realmente te dirigen por el mundo, pantallas IMAX gigantes para ver películas y mundos que hasta ahora solo han sido posibles en novelas y películas de ciencia ficción.

La compañía de Cupertino lleva años preparándose para este viaje. Además de esta patente, una hay una montaña de evidencia que demuestra cómo Apple va camino de sustituir la limitada pantalla del teléfono por una realidad alternativa donde mundos aparecen mágicamente delante de nuestros propios ojos. El propio Tim Cook ha admitido que la realidad aumentada es “la siguiente gran cosa”, como decía Steve Jobs. Cook dice que será imposible escapar de ella y estará presente en nuestra vida de forma ineludible, generando nuevos trabajos y una nueva economía que empequeñecerá a la sociedad industrial actual.

Profundas consecuencias

Como ya apunté en otro artículo sobre el tema, “lo que todavía está por ver son las consecuencias de usar unas máquinas capaces de transformar la realidad física en una dimensión alternativa. Hay visiones distópicas como esta del director de cine y diseñador de experiencia de usuario Keiichi Matsuda”.

“El corto ‘Hyper-Reality’ muestra un futuro escalofriante donde los humanos viven en una realidad gobernada por la experiencia digital, controlados por corporaciones como Facebook y expuestos al abuso de ‘hackers’. Pero, como me contó el propio Matsuda hace unos años, es una visión extrema y pesimista. Según él, la realidad aumentada es una herramienta extremadamente potente si la usas para el bien. Matsuda cree que, aunque la gente ve la realidad virtual y la realidad aumentada como tecnologías ‘futuristas’, en realidad tienen el potencial de ser las formas más sencillas y naturales de usar para interactuar con el mundo digital”.

“La potencia de un sistema de realidad aumentada es a un iPhone lo que un iPhone es a un teléfono analógico pegado con cinta aislante a una cámara Polaroid y un tomo de la Enciclopedia Británica. El motivo es obvio: los seres humanos han evolucionado durante millones de años para usar sus manos, ojos, oído y todos sus sentidos de forma directa, interactuando con objetos en el mundo real. Como dice Matsuda, “nuestras manos son la interfaz original con el mundo”. La promesa de la realidad aumentada es devolvernos a la naturaleza del ser humano, eliminando la barrera personal en que se ha convertido la pantalla del móvil, pero manteniendo el acceso a la tecnología que nos permite hacer cosas que hace poco más de una década eran inimaginables. Habrá que ver si Apple, Microsoft o Facebook son las compañías que cumplen esa promesa —y si podemos evitar la distopía de ‘Hyper-Reality’ por el camino—”.

La competencia

Mientras tanto, Facebook y Zuckerberg siguen adelante con su plan para liderar y dominar el metaverso porque saben que Matsuda tiene razón. Hasta le han cambiado el nombre a la compañía para reflejar su nueva misión. Su primer gran paso hacia esta nueva dimensión —presentado ayer en un evento virtual— incluye ‘software’, kits de desarrollo y hasta unas nuevas gafas de realidad mixta llamadas Proyecto Cambria de la que todavía no se sabe mucho.

Solo hemos podido conocer que es un dispositivo de gama alta que utiliza cámaras externas y seguimiento de los ojos para mezclar el mundo real en alta definición con imágenes virtuales. Pero la clave aquí es que no usan proyección de campos de luz y eso, si Apple se adelanta en 2022, podría hacerlo obsoleto antes de que intente convertirse en la principal puerta del metaverso.

A primer vista, Cambria tendrá los mismos problemas de las gafas de realidad virtual actuales. Pero, por otro lado, Facebook ahora mismo no tiene rival en su ecosistema de realidad virtual, creado tras la compra de Oculus. No me cabe duda de que Facebook estará preparando ya algo similar a esto que ha patentado Apple y que Creal ya tiene. Google, por cierto, también está trabajando en tecnologías de proyección de campos de luz. Al final, el que llegue primero a la meta de derrumbar la frontera entre realidad y virtual será la que se lleve el gato al agua.

Sea como sea, nos adentramos en un nuevo periodo excitante de la sociedad de la información. Dentro de nada, dejaremos de hablar de teléfonos con más megapíxeles, más gigabytes y más chorradas que nadie necesita para meternos en una dimensión que va a cambiar la humanidad una vez más. Radicalmente. Y eso, aunque da algo de miedo, será una aventura excitante

Con información de El Confidencial