Anuncian la creación de la Guardia Nacional Financiera

Anuncian la creación de la Guardia Nacional Financiera

Redacción

Ciudad de México.- En el enorme desafío de hallar la paz para el país, la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana del gobierno federal, Rosa Icela Rodríguez, decide dar la cara, sacar el cuerpo y anuncia la creación de la guardia nacional financiera, y lo hace, asegura, sin temor a las amenazas, y sin ambición frente a las tentaciones.

Es la primera mujer encargada de la seguridad pública del país, de coordinar a uniformados y civiles, de todos rangos, para revertir la tendencia del inevitable binomio violencia-muerte. La guerra no funcionó, vamos a hacer que funcione la paz.

La entrevista para La Jornada, primera que concede la funcionaria a un medio de comunicación, se efectúa en su casa, en el perímetro de la alcaldía Benito Juárez, que no mide más de los 90 o 100 metros cuadrados, pero es donde ha vivido en los últimos 20 años, donde han crecido mis hijos, donde vienen mis nietos.

También es una casa llena de sus recuerdos. Sus libros metidos en un largo mueble que abarca las paredes del comedor y la sala, su colección de máquinas de escribir, de las Remington, las Royal, las que imprimían letras al compás de las teclas golpeando papel, a las que enmudeció la tecnología, pero que están aquí formadas, listas para cuando se les llame al trabajo, y las otras máquinas, las de coser, las que también usó en algún momento en que la vida le demandó ser ­costurera.

Así soy, no puedo negar mi origen; uno no puede negar de dónde viene, y lo expreso así, por más que el dicho sea lugar común. Seguiré siendo la que siempre he sido. Los cargos, principalmente la responsabilidad que hoy tengo, serán pasajeros, pero en el tiempo que dure al servicio del país, quiero hacer muchas cosas, y sé que todo eso es prestado, lo que le quedará a uno siempre es la casa de la que uno nunca se va.

La secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana repasa el cúmulo de tareas a que le obliga su compromiso de trabajo, y pone énfasis en advertir que los tiempos de impunidad del gobierno, cuando los que iban a la cárcel muchas veces eran los inocentes, se ha terminado. No más impunidad.

–¿Nos quiere decir que el gobierno actuaba con absoluta impunidad frente a la ley? ¿El gobierno la debía, pero no la pagaba?

–Así es. Por eso yo quiero decir que yo no tengo nada que ver con mis antecesores como secretaria de Seguridad. No voy a hablar de ellos, pero definitivamente no tengo que ver con mafias, no tengo que ver con delincuentes ni con complicidades, ni mucho menos tengo una historia de corrupción. El mensaje es claro: no soy García Luna.

La secretaria de Seguridad da ejemplo del trabajo en conjunto que debe hacerse para dar los resultados que se pretenden en la estrategia por la paz, sin impunidad, e informa que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) “está capacitando, profesionalizando a miembros de la Guardia Nacional para construir una guardia financiera, es decir que no sólo sea la UIF la que investigue los delitos de cuello blanco, sino que también se apoye en la Guardia ­Nacional.

“No se trata de atacar sólo a las mafias que cometen delitos todos los días, las mafias que todo el mundo conoce, sino también a los mafiosos de cuello blanco, combatimos los dos lados.

“Son investigadores de que dependen de la Guardia Nacional y son capacitados por la UIF. ¿Cómo van a hacer para dar con los objetivos? –se pregunta y suelta la respuesta–, pues síguele la pista al dinero. Para decirlo en pocas palabras, para dar con los delincuentes, los que roban, los del huachicol, los que roban mercancía en las carreteras a las empresas; hay que seguir el dinero, porque hasta ahora, nadie sigue a esos delincuentes, pero hay que hacerlo, y entonces la Guardia Nacional va a cumplir con esa demanda que tiene la población sobre ese aspecto de la seguridad.

Con información de La Jornada