dig

Antiguos módulos de vigilancia en Aguascalientes: entre abandono, basura y promesas

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- Únicamente la docena de escalones que componen la escalera metálica de rehilete se mantiene intacta. Por lo demás, el vandalismo es notorio. Ni siquiera existe una puerta que impida el acceso físico a lo que alguna vez fuera un módulo de vigilancia y ahora es un simple cuartucho abandonado en el cruce de las calles Canario y Gaviotas, del fraccionamiento Pilar Blanco.

El desamparo de este módulo al sur de la ciudad se observa y además se huele: la pestilencia a desechos orgánicos es notoria mientras uno va subiendo la escalera de rehilete. Al interior de lo que fuera una base de operaciones para policías municipales, sólo queda el cascarón. Si no hay resguardo en la entrada, mucho menos quedan vidrios en sus ventanales verticales.  

Pero para confirmar la negligencia ni siquiera hay que penetrar al interior. Basta con echar un vistazo al acceso conformado por los pilares del edificio, donde se ubica la escalera, en la cual se acumulan cajas de cartón, papeles usados, plásticos y pintas de aerosol sobre las paredes en una de las colonias catalogadas de más inseguras en la ciudad.

El olvido de este módulo de vigilancia en Pilar Blanco es apenas un ejemplo del estado en que se encuentran varios antiguos centros de seguridad que poco a poco quedaron relegados por las diferentes administraciones del municipio de Aguascalientes. Al menos en la última década se dieron anuncios de rescate, hubo dudas en cuanto a recursos para su remodelación y hasta calificativos de “inservibles” por el alcalde en turno.

Antes de la alternancia

La creación de módulos de vigilancia se remonta a 30 años de distancia.  Según el perfil histórico de ex alcaldes de Aguascalientes de la página oficial del Ayuntamiento capital, se atribuye a la gestión interina de María Alicia de la Rosa Sánchez, sino la idea, al menos haber incrementado estas instalaciones.

“En materia de seguridad pública y vialidad se dignificó notablemente la percepción salarial de los elementos de ésta corporación con un incremento en más de un 200 por ciento, se construyeron más bases de vigilancia en las Delegaciones Municipales y módulos de seguridad pública y vialidad”, se cita en el perfil de la edil priista que gobernó entre 1991 a 1993.

En esa década de los noventas ocurrió la alternancia en palacio municipal, con el triunfo electoral del PAN en las votaciones de 1995. El blanquiazul se mantuvo hasta 2007, regresando el PRI y dando paso a un multipartidismo que a la fecha persiste en Aguascalientes, nuevamente gobernado por Acción Nacional.

Sin embargo, algunos proyectos sí fueron quedando a la deriva como los módulos de seguridad que pasaron a segundo plano para las subsecuentes administraciones. Hasta que de plano se convirtieron en los edificios que hoy están abandonados.

Para 2017, el ayuntamiento de Aguascalientes contabilizó la existencia de al menos 32 módulos distribuidos la ciudad capital. Irónicamente, hasta en las administraciones municipales del PRI hubo críticas a la operación de las mismas.

España, Barranca, Macías Arellano…

En la colonia España, también hay el cascarón de un viejo módulo de seguridad, ubicado entre las calles Burgos y Aragón, a un costado de la escuela primaria Francisco Guel Jiménez. Aunque se asemeja al caso de Pilar Blanco, pues también carece de vidrios en sus ventanales y ha sido vandalizado con pintas de aerosol; tiene la gran diferencia de que sí cuenta al menos con una puerta metálica que impide el acceso hacia el interior.

Al norte de la ciudad en el cruce de Avenida de la Solidaridad y la calle Lira, de la colonia Macías Arellano, hay otro módulo en el abandono; situación visible al comprobarse el estado de los vidrios en sus ventanales, rotos de manera intencional desde la vía pública.  

En contraparte, el ubicado en la colonia López Portillo, más conocida como La Barranca y ubicada como otro punto rojo de la ciudad, mantiene una protección metálica en las ventanas para evitar actos de vandalismo. Aunque los pilares de la infraestructura ya fueron rayoneados.

Cabe mencionar que algunos módulos de vigilancia han sido reutilizados. Es el caso del ubicado en el fraccionamiento Boulevares, que se le asignó a la asociación civil Aguas con la Bici. Otros en cambio literalmente desaparecieron sin dejar rastro, como el que se construyó en el parque El Dorado – hoy Juan Pablo II-  que de plano se derribó sin mayor explicación.

Promesas, promesas…

Para 2007, el PRI volvió a recuperar el control del municipio capital, pero esta misma generó cuestionamientos hacia los edificios instalados por gobiernos tricolores.

El 2 de marzo de 2010, el alcalde priista Gabriel Arellano Espinoza calificó de “inservibles” a los módulos de vigilancia, justificando el estudio que le preparó una empresa de asesoría, añadiendo que era poco factible la operación de un policía dentro del inmueble y alejado de la actividad social de la zona.

Arellano Espinosa propuso entonces remodelar las instalaciones para convertirlas en “pequeñas agencias de apoyo ciudadano para dar seguimiento a denuncias”, a fin de que no se perdieran las construcciones. Pero incluso esto generó poca transparencia en los gastos.  El alcalde declaró a los medios que se habían destinado 300 mil pesos en la rehabilitación, pero luego su propio secretario de Obras Públicas, Víctor Dávila, le corrigió diciendo que se gastó ocho millones de pesos.

La sucesora en el cargo, la también priista Lorena Martínez, declaró el 7 de mayo de 2012, la intención de transformar las construcciones en Centros de Iniciación Artística, que llevarían por nombre “Luciérnagas”, donde se impartirían clases de pintura, música y tejido. No obstante, el proyecto no tuvo continuidad al cambio de gestión.

Para cuando el PAN recuperó la presidencia municipal volvieron las promesas y contradicciones. En marzo de 2014, a los pocos meses de haber tomado protesta, el alcalde blanquiazul Antonio Martín del Campo anunció que los antiguos módulos se convertirían en centros culturales.

Sin embargo, el 27 de octubre de 2016, Martín del Campo modificó su oferta y previó la demolición de los módulos, tras cuestionar la utilidad de los mismos. El edil adelantó entonces la demolición de cinco instalaciones en zonas del oriente y sur de la ciudad; para continuar a futuro con el resto

Pero como puede observarse, los módulos en el olvido y vandalizados aún permanecen.

La última promesa surgió hace más de un año. El 13 de agosto de 2019, la alcaldesa Teresa Jiménez Esquivel informó que las instalaciones serían readecuadas para operación de la Guardia Nacional, instancia creada por el actual gobierno federal.

La edil por el PAN citó que la solicitud había emanado de los mismos representantes de la Guardia Nacional asignados a Aguascalientes; por lo cual abundó que se remodelarían 13 módulos para este cuerpo de seguridad.

“No es falta de voluntad”: Salazar

En entrevista con elclarinete.com.mx, el regidor Tagosam Salazar Imamura, presidente de la comisión de Seguridad Pública en el Cabildo de Aguascalientes, reconoció la necesidad de recuperar esas instalaciones; aunque hizo hincapié en los recortes presupuestales que sufrió el Ayuntamiento.

“En el tema de los módulos de seguridad ya se metió la propuesta de volver a rehabilitarlos. No es un tema de falta de voluntad, sino de falta de presupuesto”, señaló el regidor del PRI.

Tras mencionarle los casos de abandono en Pilar Blanco y la España por parte del municipio, Salazar Imamura recalcó que la remodelación también requiere contar con policías asignados para que cumplan con una función.

“Al estar los módulos, tiene que haber elementos de seguridad y todo ese tema que nos empieza a mermar por la falta del recurso federal, verlo cómo cubrirlo. Pero rehabilitar esos módulos es algo fundamental y yo como regidor he venido empujando”, insistió.

-¿Se podrá en esta administración?

– Esperamos que sí, vamos viendo de dónde podemos obtener recursos pues es algo fundamental tener esos módulos que el PRI implementó y siempre estuvo atendiendo.

La actual administración municipal finalizará en octubre próximo.  En espera, la basura sigue acumulándose dentro del módulo de Pilar Blanco que este sábado 20, por la tarde, incluso fue usado como improvisado estacionamiento por un vehículo con placas foráneas.