Aguacero y tragedia

Aguacero y tragedia

Desde mi balcón

 

 

Jorge Arturo Ferreira Garnica

Aguascalientes, Ags.- Estamos en pleno verano, y desde su inicio, nos ha permeado de buenos augurios respecto de un ciclo pluvial generoso. Ya en mayo hubo una anticipada y copiosa lluvia, que me hizo recordar aquella longeva canción que escuché en mis años de infante, la que según recuerdo se llamaba “Los Aguaceros de Mayo”, cuyo autor fue el genial Cronista Cantor de la Ciudad de México, Salvador Flores Rivera, mejor conocido como “Chava Flores”. Pues bien, en el ámbito tempo espacial de este agitado verano, ayer martes diecinueve del mes en curso, allá por el rumbo nororiente de la ciudad un fuerte aguacero azotó tanto a sus habitantes como transeúntes y automovilistas; lluvia torrencial que causó estragos a la población de ese rumbo y de todos los rumbos, al grado de interrumpir todo tipo de actividad en prácticamente toda la ciudad.

Las direcciones de Protección Civil del gobierno estatal y municipal se vieron lerdas en su actuar, pero más aún en su labor de prevención. ¿Por qué digo esto? Pues simple y sencillamente porque prevenir un posible desastre como el ocurrido el día de ayer martes, es tarea y responsabilidad de estas áreas. Por curiosidad consulte la página de la Comisión Nacional del Agua, así como la del Meteorológico Nacional, en ambas instituciones tienen información detallada de las posibles zonas en las que habrá precipitaciones pluviales, así como la intensidad de las mismas. Esta fuente informativa acerca del pronóstico meteorológico, sin duda alguna que es consultada cotidianamente por los organismos federal y locales de protección civil. Su utilidad es valiosísima para prevenir desastres. Pero también es necesario conocer a fondo la topografía de cada zona en particular, y con base en estas dos herramientas lograr en la medida de lo posible, prevenir calamidades como la ocurrida este martes diecinueve de junio allá por el norte y el oriente de la ciudad, pero también en zonas más céntricas. La tempestuosa lluvia cobró, aunque de manera indirecta, la vida de dos jóvenes mujeres, que según versiones mediáticas murieron a causa de intoxicación por monóxido de carbono, por haber dejado encendido el motor del auto en tanto la pertinaz lluvia amainaba y el agua que inundaba la avenida donde pararon, les permitiera continuar su camino. Pero no fue así, pues ahí perdieron sus vidas. Habrá que esperar el dictamen del servicio médico forense, para conocer la verdadera causa de sus muertes.

Lo cierto es que protección civil de las dos instancias locales no realizó una labor preventiva efectiva, si es que algo hicieron, a sabiendas de que durante prácticamente toda esta semana estaban previstas lluvias intensas debido al mal tiempo, es decir, que habría precipitación pluvial de media a fuerte intensidad, desde antier y tal vez durante los próximos cuatro o cinco días. En mi opinión, estas áreas gubernamentales de protección a la población, debieron recorrer estas zonas altamente susceptibles de inundarse, previniendo por todos los medios de comunicación a su disposición a estos sectores de la ciudad, sobre el riesgo de quedar varados y asilados por el volumen de agua que arrojan este tipo de precipitaciones, y que, por la ausencia de un drenaje pluvial, siempre satura el de aguas negras y busca su cauce natural, formando verdaderos ríos por las calles y avenidas de la ciudad.

La pésima planeación en la urbanización de toda la mancha urbana, es sin duda alguna la causa, mas no la única, de estas contingencias, en las que desafortunadamente ya hubo dos muertes ¿fue la falta de presupuesto para prevenir a través de la radio, la televisión, incluso la prensa escrita y por supuesto el perifoneó previniendo a la población en general? Si esta suposición mía fuere una realidad, entonces hay que buscar una conclusión que nos lleve a saber quién es el verdadero responsable de este fatal suceso. Conclusión que apunta al titular del ejecutivo local y de la primera edil de nuestra ciudad capital. Este trágico suceso es una omisión imperdonable de un mal ejercicio de gobierno. De que fallaron nuestras autoridades estatal y municipal, fallaron, y además tienen nombre y apellido: Martín Orozco Sandoval y María Teresa Jiménez Esquivel. Habrá que gastar menos en imagen y más en programas, como uno de prevención de competencia directa de Protección Civil estatal y municipal, aunque ya sea a toro pasado.

Pasando a otro tema, estamos a diez días de la jornada electoral para elegir presidente del país e integrantes al Congreso de la Unión, así como diputados locales. La guerra sucia está en su máximo apogeo, y no me refiero a descalificaciones, dimes y diretes y bagatelas de esa naturaleza, ¡no! Me refiero a cuestiones más delicadas como el saqueo o dicho con toda propiedad, robo de enseres de campaña de un candidato al senado del PRI, por parte de, según video que se subió en vivo a la red, panistas. Y tres o cuatro denuncias penales de MORENA contra el PAN y viceversa e incluso una del gobierno estatal en contra de un candidato de MORENA. Se dice a su vez que la mano del panista número uno del estado está metida en estas cosas electorales. ¿Será? No creo que don Martín O.S., sea capaz de hacer u ordenar algo así. ¿Lo creen ustedes?

Por lo pronto Paulo Martínez López, quien preside el CDE del PAN, declaró a medios de comunicación que no habrá voto de castigo para Acción Nacional en las “próximas elecciones”, (sic). ¿Se referirá a estas o las de dentro de tres años? Aludiendo a la inseguridad por tres o cuatro robos con lujo de violencia, suscitados en días pasados; uno de estos robos en las oficinas de un Notario Público que fue presidente interino del PRI del municipio capital; me refiero al señor Adrián Ventura. Este acto de rapiña, sí es un asunto delicado. En mi opinión es un asunto de seguridad. Amén de que no se ha precisado qué fue lo que robaron. ¿Los libros? ¿Dinero? ¿O qué? En otras entidades federativas ya se ha dado este modus operandi de la delincuencia organizada. ¿Sera este el primer paso de estos grupos criminales en Aguascalientes? El silencio es más elocuente que las palabras, pues la autoridad ni pío ha dicho. Al parecer le preocupa más la inseguridad al presidente del partido en el gobierno.

Por estas y otras muchas cosas más, es que yo creo que los aguascalentenses somos electores informados e inteligentes, y que además tenemos memoria y sabemos evaluar a nuestros gobernantes, lo cual se verá reflejado en los resultados electorales el domingo primero de julio, por ahí de las diez u once de la noche.

También el candidato y ex alcalde Antonio Martín del Campo está temeroso de que el electorado les aplique el voto de castigo, a juzgar por la siguiente declaración pública: (…) nada está dicho, la moneda está en el aire y no hay nada seguro para nadie (…) (…) por lo tanto nadie tiene el triunfo en estos momentos en el bolsillo (…) Refiriéndose al día primero de julio.

Y ya para ir cerrando esta sarta de ocurrencias, es de llamar la atención de que alguno de los muchos jilgueros del gobierno estatal, haya vuelto a poner sobre el tapete de la discusión, pero en una franca apología, el proyecto PIMUS de la anterior administración estatal. Me refiero al diputado por el PRD, Iván Sánchez Nájera miembro de la Comisión de Transporte Público del Congreso local, con la siguiente declaración: (…) La Comisión de Transporte Público, en sesión del Congreso del Estado, desechó la iniciativa de ley que contenía el Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS), turnada en su momento por el entonces gobernador Carlos Lozano de la Torre, debido a que con la Ley de Movilidad que se aprobó recientemente, queda sin efectos y por el trámite legislativo se le da salida (…) Así lo expresó el susodicho diputado, y reafirmó que, (…) Es un estudio en el que se gastó más de veinte millones de pesos, mismo que no se pudo aprovechar. Deja mucho que desear. Realmente resulta inservible para la movilidad, y que entiendo, no sirvió de base para la reforma que ahora se tiene en materia de transporte (…).

¿Qué es lo que nos quiere decir este diputado de marras? ¿Que el camino para que MOS (Martín Orozco Sandoval), pueda concretar su ecocidio en la Avenida Adolfo López Mateos, ya está despejado? ¿Qué, tanto los genios de la SEGUOT encabezados por Armando Roque Cruz y el propio Martín Orozco Sandoval, no se fusilaron el proyecto? Y nuestro incorruptible diputado lo refuerza al decir (…) y que entiendo no sirvió de base para la reforma que ahora se tiene en materia de transporte (…). Si el mismo Martín dijo: (…) que ese proyecto ejecutivo con estudios de factibilidad les había servido como base y que a ellos no les había costado ni siquiera un millón de pesos (…). No cabe duda de que ese proyecto del dueño de Aguascalientes un tal MOS., o es un capricho o un buen negocio con rimbombante nombre: Bus High Service (BHS), que está tratando de sustentarlo a toda costa en ese galimatías llamado “Ley de Movilidad”. De que este proyecto es algo que huele mal, pero muy mal, huele, pues su fetidez se percibe desde más allá de los límites de nuestro estado.

A este descarado intento de destruir lo ya construido y de inmolar cientos de árboles en aras de una supuesta modernidad, -léase insolente bussines- hay que agregar otro gran ecocidio que está denunciando un viejo luchador social, que es Manuel Ortega, quien asegura que en la localidad de Santa María de Gallardo se pretende talar cientos de árboles en un área de trescientas hectáreas de terreno. Me pregunto, si con base en el origen campesino de Martín Orozco, datos que él mismo proporcionó para su ficha curricular, ¿no aprendería de sus padres y maestros la importancia y trascendencia del respeto por la naturaleza? Y conste que digo respeto y no amor por nuestro entorno ecológico, pues para amar hace falta tener sensibilidad, y no sólo la educación y la disciplina que se requiere para respetar.

No entiendo ni entenderé nunca a este señor que merced a nuestro voto está al frente del destino político y económico de nuestro querido Aguascalientes. Por ello, me pregunto con vehemencia, ¿no sería prudente que ése, su proyecto de marras, lo pusiera a consideración de todos los aguascalentenses mediante el ejercicio democrático del plebiscito, y así darle vida a nuestra arrumbada Ley de Participación Ciudadana? Y de paso pone a desquitar el sueldo a los del IEEA (Instituto Estatal Electoral del Estado de Aguascalientes).

Retomo lo de la pésima urbanización que cité párrafos arriba, para hacer énfasis en la urgencia de construir un drenaje pluvial que de alguna manera de solución a este caos que se repite en cada temporada de lluvias, y que por esa causa es que perdieron la vida dos seres humanos. Nuestros políticos no le han querido entrar a este tipo de obras por el hecho de no ser visibles, y porque suponen que la gente no las valora, pero suponen mal, y más con esa paupérrima visión política y social de esta generación de políticos locales. Se les olvida que es la ciudadanía quien les da el privilegio de gobernarnos, con el único propósito de que gobiernen en beneficio de la comunidad aguascalentense, lo que olvidan una vez que llegan a ejercer el mandato popular.

Porque nuestros gobiernos estatal y municipal no presentan un proyecto transexenal que incluya además del drenaje pluvial, un drenaje profundo para aguas negras, así como un tren subterráneo para aligerar el tráfico citadino y de paso bajar los índices de contaminación en la ciudad que ya son alarmantes, y sobre todo ahorrar tiempo y dinero a los usuarios para atender sus actividades cotidianas. Un proyecto de esta magnitud sería costoso y de larga data en su construcción, pero invaluable para nosotros los ciudadanos, y además sería rentable por el número de usuarios que transportaría, y no el caprichito o negocito ese con el que se quiere afear la Avenida López Mateos. ¿Así o más claro, señor Orozco Sandoval? Seamos realistas, pidamos lo imposible. (*)

Este y los anteriores asuntos aquí narrados, así como mis anteriores colaboraciones aquí en “El Clarinete”, junto con todos aquellos actos de gobierno que se han venido o realizando de manera arbitraria, o aquellos en los que han sido omisos, por no convenir a sus intereses o los de sus protegidos, son las acciones que este actual desgobierno panista ha puesto a nuestra consideración para el día que vayamos a depositar nuestro sufragio en las respectivas urnas. Creo entonces, según lo declarado por Martín López y Antonio Martín del Campo, que su dicho, no es un mero comentario, sino una real preocupación.

(*) Consigna utilizada por los estudiantes de la Sorbona en su movimiento de protesta en mayo de 1968 en París Francia.