6 razones por las que sangras después de tener sexo

6 razones por las que sangras después de tener sexo

Redacción

Hay muchas razones por las que tu vagina puede sangrar después de tener sexo, y por lo general no es un problema grave a menos que se convierta en algo frecuente cada vez que tienes relaciones y que además el sangrado aumente de intensidad después de cada encuentro.

Antes de que te alarmes y saques conclusiones por tu propia cuenta, debes visitar a tu médico ya que sin una revisión previa no podrás saber el origen y las razones del sangrado.

Algunas de las razones por las que puede pasar esto, es:

1. Tuviste sexo más duro de lo habitual: Si te encuentras sangrando después de una relación sexual, es probable que hayas tenido un rasguño o abrasión en la pared de tu vagina; tu cuello uterino también puede sangrar un poco si lo golpean demasiado fuerte. Sí, no te alarmes, a eso es a lo que se expone tu vagina todo el tiempo. 

2. Infección vaginal: Infecciones por levaduras, la variosis bacterianas entre otras pueden causar cervicitis, el término que se refiere a la inflamación del cuello uterino.

3. Tu DIU ha tenido problemas: Hay infinidad de cosas que pueden irritar y provocar sangrado. El DIU puede ser parte de estos, sobre todo si lo tienes mal colocado, un ejemplo es cuando la cuerda molesta a tu cuello uterino al momento de tener relaciones sexuales, lo que después lleva al sangrado.

4. Tu menstruación está cerca: Es probable que si tienes relaciones sexuales justo antes de empezar tu periodo o justo después de terminarlo, sangres otra vez durante la acción.

5. Necesitas lubricante: La fricción del condón con tu vagina, puede causar sangrado. Esto también puede ocurrir incluso cuando no estás usando condón, ya que la sangre es señal de que simplemente no estás lo suficientemente lubricada; puedes considerar el uso de un lubricante.

6. Señal de advertencia: Si el sangrado se vuelve regular, lo mejor será que le hagas una visita a tu ginecólogo, ya que puede ser signo de cáncer cervical o una infección de transmisión sexual. El sangrado puede ser una señal de que hay células anormales en el cuello uterino, o que hay llagas dentro de tu vagina ocasionadas por una ITS.