4 consecuencias de no dormir bien

ITG Salud

Ya conoces las consecuencias de una mala noche de sueño: no te puedes concentrar sin beber una taza gigantesca de café, estás de mal humor y se te antoja un muffin para aumentar tu energía matinal.

Las responsables detrás de ese constante estado de mal humor son tus hormonas, desequilibradas a causa de la privación de sueño. Como muestran los siguientes cuatro ejemplos, la falta de sueño, incluso de una sola noche, puede crear una cascada hormonal que afecte adversamente tu apetito, la quema de grasa, el envejecimiento y los niveles de estrés.

1. La falta de sueño afecta negativamente tus hormonas del hambre Tu arsenal de hambre hormonal incluye la grelina, que le dice al cerebro cuándo es momento de comer; y la leptina, que frena el hambre. Los estudios demuestran que la falta de sueño aumenta la grelina y disminuye los niveles de leptina, aumentando el hambre y los antojos.

2. La falta de sueño aumenta el almacenamiento de grasa La insulina, que es una hormona de almacenamiento, suministra glucosa a las células para quemar, o para que sea almacenada por las células del hígado y de los músculos. Los problemas surgen cuando las células se vuelven resistentes a la llamada de la insulina –médicamente llamada “resistencia a la insulina”–, enviando la glucosa para que sea reenvasada en forma de grasa. Los estudios muestran que una sola noche de mal sueño puede contribuir a la resistencia a la insulina, haciendo que tu cuerpo almacene mejor la grasa y que tú desees esas donas que tu compañero de trabajo trajo a la oficina.

3. La falta de sueño disminuye tu hormona de la juventud La hormona de crecimiento humano (GH) podría ser la mayor hormona anti-envejecimiento, y también la que ayuda a desarrollar los músculos, promueve la pérdida de grasa rápida y aumenta la inmunidad. Tu cuerpo produce GH durante el sueño profundo, y un estudio de la Journal of Psychiatry & Neuroscience encontró que menos horas de sueño significa que conseguirás menos GH.

4. La falta de sueño eleva los niveles de hormonas del estrés

La Dra. Sara Gottfried llama al cortisol la hormona “Jekyll y Hyde”. A corto plazo puede aumentar el estado de alerta, pero el cortisol debe hacer su trabajo y luego irse. Crónicamente, los altos niveles de cortisol descomponen los músculos, almacenan grasa y causan estragos en tu sistema inmunológico.

No es algo sorprendente: los estudios muestran que tus niveles de cortisol permanecen altos incluso en la noche (cuando deberían estar más bajos) cuando no duermes bien.

El cortisol alto quema tu vitamina B, por lo que no puedes hacer funcionar los neurotransmisores que necesitas para un buen sueño. El cortisol también disminuye la serotonina, la hormona que hace sentir bien a tu cerebro y que, con el tiempo, se convierte en melatonina, que ayuda a dormir mejor.