32% de la población en México tiene al menos un  tatuaje

32% de la población en México tiene al menos un tatuaje

Redacción

Ciudad de México.-¿Fan del arte de plasmar tinta en la piel? ¿Comenzaste a tatuarte y ya no pudiste parar? Esta es una práctica ancestral, cuyo origen está documentado a hace 5 mil años, dijo el investigador del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM, Héctor Castillo Berthier.

El domingo 17 de julio es el Día Internacional del Tatuaje y que mejor que festejarlo con ‘una rayita más al tigre’; además te contamos sobre el origen de esta práctica.

El experto de la Universidad Nacional indicó que la práctica actualmente tienen una resignificación identitaria.

“Ötzi, la evidencia más antigua de pigmentación subdérmica permanente, data de hace 5 mil 300 años. Fue un personaje momificado por congelamiento que estuvo a menos 40 grados durante ese largo periodo y fue encontrado en los Alpes de Ötztal, Italia”, señaló Castillo.javascript:false

Hoy se encuentra resguardado en el Instituto de Momias en Italia, lugar donde se conserva su piel, órganos, vestimenta, herramientas y donde contabilizaron que tiene 61 tatuajes.

De acuerdo con el coordinador de Estudios sobre la Juventud del IIS, los tatuajes tenían una estratificación social; en la antigüedad eran utilizados para distinguirse entre diferentes grupos étnicos o como símbolo de prestigio.

Etimológicamente la palabra proviene del vocablo tataú de los maorís de Nueva Zelanda, que significa golpear.Quinta ola de COVID-19: Estos son los posibles escenarios de su avance, según la UNAM


El especialista explicó que esos primeros dibujos eran rayitas para identificarse, algún nombre significativo o dibujo como un barco para los marineros.

Los tiempos han cambiado…

“Del siglo XVII a la mitad del siglo XX hay un fenómeno de rechazo y estigmatización para las personas tatuadas, ya que se tenía la idea de que quien portaba un dibujo en el cuerpo era delincuente o que había estado en la cárcel, pero eso ha cambiado en la actualidad”.

Hoy existe una resignificación, es bien visto, que hay jugadores de fútbol, artistas y un montón de gente que está tatuada;dejó de ser mal visto”, comentó Castillo Berthier.

Esta resignificación inició a finales de los años cincuenta con las movilizaciones juveniles que empiezan a identificar el cuerpo como una manera de expresión, de convivencia, donde los tatuajes comienzan a proliferar y adquieren un simbolismo como nueva forma de identidad.

Dibujar el cuerpo es una práctica que va en aumento. Aunque no hay una cifra oficial, se estima que en 2002 había mil profesionales de la tinta en nuestro país; en 2019 sumaban seis mil, de acuerdo con Organizaciones de Tatuadores en México.

Al respecto, el investigador universitario afirmó que los tatuadores son profesionales que se relacionan en la industria como profesión y al mismo tiempo encuentran una forma de expresión artística. “Hay miles de tatuadores, pero dentro de ellos hay muchos que son verdaderos artistas en su trabajo, lo profesionalizan y lo hacen de una manera espectacular”.

En el contexto global, Italia es el país con más personas tatuadas en el mundo, 48 por ciento de su población cuenta con al menos uno; seguido de Suecia, Estados Unidos, Australia y Argentina, que tienen de 43 a 47 por ciento. En México, 32 por ciento de la población se realizó al menos uno.