20 años del primer Velódromo de Aguascalientes: de los torneos mundiales a la sombra del Domo

20 años del primer Velódromo de Aguascalientes: de los torneos mundiales a la sombra del Domo

Gilberto Valadez

EAguascalientes, Ags.- l 23 de enero de 2001 se puso en marcha el Velódromo Aguascalientes. Una obra de infraestructura deportiva que marcaría historia en el estado, aunque con el paso del tiempo se fue quedando relegada.

La pista construida en cemento y por la cual oficialmente se invirtieron cuatro millones de pesos fue, en su momento, escenario de varias competencias locales, cita obligada para corredores de nivel olímpico y hasta campeonatos del mundo que congregaron a pedalistas de otras naciones.

Pero menos de una década después, quedaría ensombrecido por un segundo velódromo, llamado en su momento el Domo Bicentenario, que acaparó todos los reflectores; dejando a la sombra un proyecto que llamó la atención en su momento.

20 años no son nada

A la mitad del primer gobierno de extracción panista en Aguascalientes, se inició con la construcción de un velódromo. La obra sería edificada en terrenos del entonces Instituto Aguascalentense del Deporte, sobre lo que albergó una pista de atletismo y un campo de balompié.

El proyecto se concretó la mañana del 23 de enero de 2001 cuando fue inaugurado el Velódromo, teniendo la asistencia del director de la Comisión Nacional del Deporte (Conade) Nelson Vargas. Según datos oficiales, el costo de la obra fue por cuatro millones 169 mil 135 pesos, de los cuales la Conade aportó dos millones 447 mil 500 pesos.

La obra consistió en una pista de cemento de 333.33 metros, ocho grados de pendiente en sus rectas y 34 grados de pendiente en las curvas. También se le agregó una rampa subterránea de acceso, tribunas de cemento en la zona oriente, junto a un alumbrado para actividades nocturnas y sin techo.

En su momento, las autoridades estatales, garantizaron a los medios locales que el velódromo no se convertiría en “un elefante blanco”.

Al poco tiempo, la pista fue atractiva no sólo para ciclistas locales, sino de otros países. Incluso tuvo fechas de la Copa del Mundo de Ciclismo en los años 2003 y 2004, así como el torneo denominado Seis Días de México en 2002 y luego en 2006.

Para comienzos del 2004, la ciclista Belem Guerrero entrenó en el óvalo, previo a su participación en los Juegos Olímpicos de ese año Atenas, donde fue ganadora de una medalla de plata en la carrera por puntos.

Pese al éxito deportivo del proyecto, después alguien pensó que era buena idea construir otra obra similar.

Proyectos de “relumbrón”

Tras el cambio de administración estatal, el gobierno del también panista Luis Armando Reynoso Femat planteó construir un segundo velódromo en la ciudad capital. En el segundo semestre de 2009, se anunció el proyecto de un domo techado, con pista de madera, además de un patinódromo y otras instalaciones deportivas para una inversión total por 110 millones de pesos.

Irónicamente, dos años antes, esa misma administración estatal había destinado una partida de cinco millones de pesos en rehabilitación de infraestructura para el primer Velódromo.

La construcción del nuevo velódromo generó muchas críticas, tanto entre partidos de oposición que cuestionaron las obras “de relumbrón”. Incluso algunos atletas locales quienes se manifestaron por falta de apoyo para sus disciplinas.

El gobierno panista se justificó diciendo que ambos velódromos tenían funciones distintas: el primero enfocado a la formación de nuevos talentos y el nuevo para ciclistas de alto rendimiento.

El proyecto sería inaugurado a comienzos de 2010 y sería denominado Domo Bicentenario. Al tiempo, acaparó competencias tales como el Campeonato Mundial de Ciclismo del 2013 y fue visitado por ciclistas internacionales.

En contraparte, el primer velódromo quedó relegado.

A la sombra

Para finales de 2010, el PRI retomó la gubernatura del estado. Pero en materia deportiva la nueva gestión sólo tuvo atención para el Domo Bicentenario.  Al grado que a finales de 2012, algunos periódicos de Aguascalientes revelaron que el primer velódromo se encontraba tan descuidado, que ni siquiera el césped de su zona central era podado. En ese tiempo, la pista inaugurada se limitó a entrenamientos o recorridos de ciclistas aficionados.

El regreso del PAN al poder en 2016 no pareció cambiar la situación de la obra. El 20 de marzo de 2017, el diputado local Arturo Fernández Estrada, presidente de la Comisión del Deporte en el Congreso, abiertamente ubicó al primer velódromo como un proyecto “obsoleto” y pidió mayor vigilancia para proyectos similares a futuro.

Cabe mencionar que la pista de concreto no ha sido abandonada por completo. Apenas en noviembre último se celebró allí, a puerta cerrada, el Campeonato Nacional de Ciclismo de Pista Juvenil y Elite 2020. Sin embargo, en la última década las competencias han sido contadas y es un hecho que permanece a la sombra del domo.

Para colmo, la pandemia sanitaria vino a frenar el desarrollo de actividades deportivas en las instalaciones públicas. Incluyendo el velódromo que era noticia hace 20 años.