¿Ya no sientes el mismo deseo sexual que antes? Esto ocurre

¿Ya no sientes el mismo deseo sexual que antes? Esto ocurre

Redacción

Ciudad de México.- ¿Conoces a personas que podrían comer helado todos los días y otros, simplemente no tienen apetito para ello? El deseo sexual es como el apetito, explica la doctora Sheryl Kingsberg, jefa de medicina conductual del Centro Médico de la Universidad de Cleveland. Ella dice que algunas personas pueden estar de humor para tener relaciones sexuales casi todos los días y hay otras que no tanto.

¿Qué pasa cuando se pierde el apetito sexual? De acuerdo con la experta, éstas podrían ser algunas de las razones:

Estrés. Si hay demasiadas cosas que requieren de tu atención o simplemente te mantienen preocupado, pueden causar que el deseo sexual disminuya.

Dolor durante el sexo. La incomodidad es definitivamente un factor que no aumentan las ganas de tener intimidad con una persona, ya que el dolor distrae del momento. El director de medicina sexual en el Hospital Alvarado, en San Diego, California, Irwin Goldstein, explica que el dolor nunca es normal, pero es muy común.

Medicamentos. Los productos farmacéuticos pueden ser de gran ayuda para ciertos malestares, pero un efecto secundario podría influir en la disminución de deseo sexual. Además, algunas píldoras anticonceptivas pueden disminuir el deseo porque reducen la producción de testosterona, explica el Dr. Goldstein. Aunque las mujeres tienen menos de esta hormona sexual que los hombres, una disminución puede afectar la libido de las mujeres.

Recientemente tuviste un bebé. El cambio de vida después de la llegada de un bebé influye en la vida sexual de los padres. La mejor opción es tener una buena organización y delegar responsabilidades a ambas partes para que el líbido no se pierda.

Problemas en la relación. El no sentirse conectado con tu pareja pueden dificultar el deseo de tener intimidad.

En la mayoría de los casos, es mejor que la pareja hable con un especialista o que hablen entre ellos para encontrar la forma de mejorar su vida sexual. Terapias, exámenes físicos, visitas al médico o simplemente relajarse un poco puede ser la solución.

Con información de Women´s Health