Tips para mantener un equilibrio entre tener hijos y el sexo

Tips para mantener un equilibrio entre tener hijos y el sexo

Redacción

Cuando una pareja decide ser padres, su vida da un cambio de 180 grados en todos los aspectos, no solo en el ámbito familiar. Es normal que las relaciones sexuales disminuyan, pero no que tener hijos suponga renunciar a la sexualidad y al disfrute de la relación de pareja.

Un 47% de las mujeres y un 43% de los hombres opina que su sexualidad de pareja ha ido a peor desde el nacimiento de un hijo. Algunos informes indican que el deseo sexual disminuye en un 61% de mujeres y en un 30% de los hombres.

 

 

 

Por ello el primer paso antes de tener hijos es que la pareja sea muy consciente de lo que ello va a suponer, que hablen del tema, que se planteen opciones, pero sobretodo, que asuman el cambio.

Para poder seguir manteniendo un buen sexo cuando se tienen hijos, la clave es la complicidad de la pareja y el procurar el bienestar de la relación. Si la pareja no está fuerte y trabajada previamente, el hijo lo tambaleará todo.

Algunas de las pautas que podemos seguir para mantener y mejorar los encuentros sexuales siendo padres son las siguientes:

  • Se deben repartir las responsabilidades del hogar y de sus hijos, ya que si uno de los dos miembros termina haciendo más trabajo que el otro, se sentirá agotado constantemente y sin deseo sexual. Además, el sentimiento de la falta de apoyo puede afectar aún más a la intimidad. En este caso, lo necesario es hablar entre ambas partes y distribuir las obligaciones.
  • Reservar tiempo para la pareja es una pauta muy simple y lógica, pero que pocas parejas llevan a la práctica. No estamos hablando de tener sexo, sino de conectar con el otro, de poder divertirse, poder mantener el afecto, tener un espacio para ver al otro deseable, etcétera.
  • El no dejar “morir la flama” es fundamental. La pareja debe mantener el deseo o el erotismo, ya sea en conversaciones ocasionales, por ejemplo.
  • Una última cuestión, y no menos importante, es no olvidar que ser madre o padre no significa dejar de ser mujer, hombre y pareja. Un rol no invalida el resto ni tiene que invadir todas las esferas de la persona. No pasa nada porque durante unas horas dejes a tu hijo al cuidado de otra persona e inviertas tiempo en ti y en tu pareja.

 

 

 

Con información de La Vanguardia.