Tips de una pareja viajera

Tips de una pareja viajera

Ser Argentino

Consuelo y Nicolás, de Buenos Aires, hace 6 meses viajaron a Perth, Australia. Fueron con una visa de trabajo y vacaciones, pero planean estudiar y quedarse un tiempo largo… Quieren desarrollarse profesionalmente, Nico es piloto y Consuelo licenciada en administración de empresas.

Esta es la historia que nos relató Consuelo

La primera vez que pensó en irse del país fue a los 15 años cuando empezó a tener el sueño de estudiar afuera, en EEUU o algún país de habla inglesa. Lo decidió en los últimos años de Universidad, cuando viajó a Australia por vacaciones y supo que era su lugar en el mundo. Empezó a planear mudarse al terminar sus estudios… La decisión fue simple y clara desde el principio. Solo hubo que hacer trámites, aplicar a la visa de trabajo y dejar el resto en manos de Dios. Toda su familia vive en Argentina, costo dejarlos, pero sabían que se volverían a ver pronto. ¿Que la motivó a irse del país? Que se iría acompañada por Nico y juntos cumplirían sus objetivos. Ellos se conocieron un año atrás, en aquellas vacaciones por Australia.

Los mates siempre presentes durante las jornadas playeras.

La primera noche en Australia durmieron profundamente, dado el cansancio del largo viaje y el jetlag. El primer día fue largo, recorrieron caminando lo más que pudieron de la ciudad y empezaron con los primeros trámites: cambiar dinero, nueva linea de celular, empezar a buscar departamento para alquilar…

Los primeros trabajos fueron de ventas puerta a puerta de un servicio de paneles solares y de moza en un restaurante en la playa. El primer día de trabajo fue raro para ellos, hicieron actividades que jamás habían hecho antes, muchas cosas nuevas por aprender y todo a un ritmo acelerado, pero todas las personas que conocieron fueron muy amigables. Cuenta que el CV es muy importante en Australia para conseguir trabajo.

Se hicieron amigos de un grupo de argentinos, de parejas de argentinos con australianos, y de una pareja de brasileros. Lo que más la sorprendió fue la gente: como tratan a los extranjeros, ayudándolos, siendo siempre buena onda.

La mayor diferencia con Argentina es que no hay inseguridad, la inseguridad y el robo no existe como preocupación en la mente de los australianos.

¡Las condiciones climáticas son buenísimas en Perth! Clima cálido y seco, no llueve nunca. Consuelo cuenta que en Perth no hay tantos argentinos como en Sydney o Melbourne, pero aun así encontraron a varios, por lo general parejas o estudiantes. Están todos en situaciones similares entonces se acompañan mutuamente y ayudan en lo que necesiten. Lo mejor del lugar: es estar en una ciudad y al mismo tiempo poder estar tan en contacto con la naturaleza, con el mar…

Aún no se acostumbran a los horarios: todo cierra muy temprano, hasta los supermercados cierran a las 5 de la tarde. Además, extrañan a su familia y amigos, pero sobre todo a la comida típica argentina, en especial el dulce de leche. También, les cuesta tener que comunicarse constantemente en inglés, el acento australiano es muy cerrado y difícil.

“Por ahora no volveríamos a Argentina porque creemos que en Australia nos podemos desarrollar profesionalmente y tener una muy buena calidad de vida.
A alguien que está pensando en dejar el país le recomendamos ¡Que se anime! Hay que probar, conocer distintos lugares, culturas y personas y la experiencia siempre será enriquecedora.”