Televisa pasó de ser brazo de la presidencia a negocio en picada

Televisa pasó de ser brazo de la presidencia a negocio en picada

Sin Línea MX

Parece que en Televisa no tendrán un buen 2019, pues prevé una caída récord de publicidad en su segundo trimestre del año y no se ve para cuando se pueda recuperar y menos con el recorte del Gobierno de México al presupuesto de publicidad oficial a medios, cuestión se pone peor por una eventual licencia de televisión de paga para América Móvil de Carlos Slim, según reportó Barclays.

Las perspectivas apuntan que la televisora perteneciente a la familia Azcárraga terminará 2019 con una caída del 13% en los ingresos por publicidad, esperando también pérdidas menores en 2020 y 2021.

Lo anterior contrasta con el año pasado porque al cierre de 2018 Televisa todavía registró ganancias por publicidad del 8.2% con respecto del 2017, pues dos eventos ayudaron a que esto sucediera: las Elecciones Federales y el Mundial de Futbol.

Ricardo Naya (PAN) y José Antonio Made (PRI)

No obstante lo anterior, al concluir la gesta deportiva en Rusia, hacia el final de 2018 las ventas de publicidad de la empresa cayeron dramáticamente en poco más de 83%, lo que se reflejó también en el precio de sus acciones que se llegaron a cotizar en $45.27 pesos por acción, siendo este su nivel más bajo desde septiembre de 2001.

Barclays señaló que por los embates financieros que ha sufrido la televisora de San Ángel en los últimos cuatro años, lo que inició en el segundo trimestre de 2015, el valor de las acciones de Televisa se redujo un 76%, además de que, pese a las modificaciones que lleve a cabo la empresa en costos, lo más probable es que recupere su rentabilidad a largo plazo, esto si le es favorable la desaceleración gradual del mercado de la televisión de paga.

La financiera originaria del Reino Unido también detectó que Televisa a sobrevivido a siete ocasiones de eventos similares, llegándose a recuperar en apenas un 15%, lo que sólo evidencia la valoración de corto plazo que se da a los instrumentos de que se ha valido para tal fin, lo que no inspira confianza y da la impresión de que sus acciones son una trampa de valor.

La realidad, afirma Barclays, es que la empresa propiedad de Emilio Azcárraga Jean no alcanzará sus viejas glorias, pues recuperar ganancias con márgenes de corto plazo, como lo hace por ejemplo TV Azteca, no soluciona el problema de una cartera publicitaria cada vez más pequeña.

Aquí la nota: Sin Línea MX