Se acabó el veinte

Se acabó el veinte

Mauricio Navarro.

Aguascalientes, Ags.- 40 días de precampaña, que para muchos no fueron lo que se esperaba.

Al presentarse dos expresidentes municipales de Aguascalientes como los principales contendientes para suceder a Carlos Lozano de la Torre, muchos militantes y simpatizantes esperaban estos meses en los que asumían que empezaría toda una “carnicería”, sin embargo, ha sido todo lo contrario.

Hasta este viernes 11 de marzo, la precandidata de la Alianza “Aguascalientes Grande y Para Todos”, Lorena Martínez, ha mantenido un discurso propositivo, en el cual presentó una serie de propuestas encaminadas a una militancia de nivel socioeconómico medio, además mediante líneas discursivas de deporte, enfocado a caminar, visitó los municipios del interior. Su precampaña fue de tierra y aire.

Mientras que Martín Orozco, precandidato por el Partido Acción Nacional (PAN), aparecía una o dos veces a la semana en los medios comunicación, con un perfil muy bajo que no llevaba propuesta y tampoco intención de voto. A Martín le hicieron una campaña municipal, donde habla lo que ya todos sabemos de cada uno de los municipios del Estado, que si en Calvillo las guayabas, que si en San José de Gracia el turismo, que si en Jesús María el comercio, etcétera. Martín ofrece lo mismo pero con otro envoltorio.

En el caso de la Presidencia Municipal de Aguascalientes, Teresa Jiménez fue electa como candidata por el PAN, tal como se anticipó en este mismo espacio. A pesar de los espectaculares y las declaraciones en su contra, Teresa Jiménez logró la velada victoria –porque en realidad era un acuerdo del Comité Ejecutivo Nacional- a través de la simulación electoral. Ahora está impugnada esa elección, pero al parecer faltó que aprendiera que las encuestas filtradas no le dieron el gane.

Su manejo de medios a través de números y barritas de colores que tratan de crear percepción de triunfo, solamente ponen a temblar a quien le está financiando la campaña, las inserciones pagadas son costosas y más a color en primera plana.

En su terreno, el doctor Jesús Ríos Alba, logró recapitular y echar para atrás una estrategia que le hubiera costado bastantes votos. Nadie gana haciendo una campaña gris. En definitiva, Ríos Alba ha avanzado con una estrategia en medios muy modesta, con cierta discreción y quizá hasta prudencia. Supo mantenerse al margen cuando fue tiempo de definiciones y ahora tendrá que subirse al caballo para poder empujar en la elección.

Fueron 40 días, en los cuales se utilizaron los tiempos oficiales de Radio y Televisión, las redes sociales, medios impresos y digitales; cada candidato con mensajes distintos, hasta ahora no hay una línea que los confronte. A esperar la llegada de abril, quien logre imponer la agenda pública llevará ventaja, pero ¿A quién le conviene?.

P.D.: El castigo del embustero es no ser creído, aún cuando diga la verdad.

Aristóteles.

Las mentiras y la frustración profesional no son un Vale al Paraíso. Un abrazo muy grande a todas las mujeres que leen este espacio, hagamos que sus derechos siempre sean respetados.

Contacto: @mauags