¿Qué pasa si estornudas con los ojos abiertos?

¿Qué pasa si estornudas con los ojos abiertos?

Muy Interesante

Estados Unidos.- Todos hemos escuchado rumores, pero, ¿qué sucederá en realidad si estornudas manteniendo los ojos abiertos? ¿Nada? ¿O tus ojos podrían salirse de su cuenca?

En primer lugar, tienes que analizar cómo funciona el ojo. Hay seis grupos de músculos diferentes que mantienen a tus ojos en su lugar: el recto medial y lateral; el oblicuo superior e inferior; y los músculos rectos superior e inferior. Todos ellos ayudan a mover los ojos alrededor cuando tratas de ver.

Así que hay seis músculos – además los párpados – ayudando a mantener tus ojos en su lugar al estornudar y, sin embargo, la mayoría de nosotros no puede dejar de cerrar los ojos cuando estornudamos de todos modos.

Pero gracias a las pocas personas que no experimentan la necesidad de cerrar los ojos cuando estornudan, sabemos que la forma en que nuestros ojos se mantienen en su lugar impide que un estornudo los haga salirse de su lugar. Dicho esto, hay otras maneras de perder los globos oculares.

En un estudio de caso de 2006 de Holanda, un hombre con párpados flexibles informó que su ojo había salido de su cuenca varias veces en tres meses. También ha habido informes de personas cuyos han salido de sus órbitas – llamada luxación de globo ocular – en accidentes traumáticos, o al ponerse incorrectamente sus lentes de contacto.

Se han dado casos de personas que pierden los ojos en accidentes de tráfico y en el campo deportivo. También te recomendamos no bloquear tu nariz y boca al intentar exhalar – la gente ha sufrido luxaciones oculares al intentar esto.

Es importante tener en cuenta una luxación del globo ocular por cualquier razón es un escenario muy poco probable y generalmente se debe a una condición subyacente. De hecho, sólo cuatro casos de luxación aleatoria que fueron documentados entre 2002 y 2010.

El ojo también por lo general no se sale por completo de la cuenca – sólo desaloja y mueve hacia adelante, dándote la oportunidad (o a tu médico) de empujarlo suavemente de vuelto a su lugar.