Putin anuncia nuevos avances de Rusia en materia armamentística

Putin anuncia nuevos avances de Rusia en materia armamentística

Hispan TV

El presidente ruso, Vladimir Putin, ofreció un breve repaso de los avances armamentísticos del país para disuadir eventuales ataques lanzados en su contra.

“Un sistemático trabajo a gran escala se ha realizado en los últimos años para desarrollar ampliamente el Ejército y proporcionar avanzado material militar a las fuerzas armadas”, indicó Putin en una reunión mantenida el jueves con un grupo de altos mandos castrenses y de Inteligencia del país en Moscú (capital).

Para apoyar el argumento, el mandatario precisó que los misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) Sarmat ha entrado ya en la fase de prueba y está pasando las pruebas a las que se somete “con éxito”.

“Las últimas pruebas del misil Sarmat se están desarrollando con éxito”, matizó Putin, citado por la agencia local de noticias TASS.

El sistema supersónico Kinzhal y el moderno sistema láser Peresvet, sin embargo, ya han sido entregados al Ejército para ser usados en las correspondientes operaciones, remarcó Putin, para luego añadir que el nuevo misil hipersónico Avangard es el que aumentará “notablemente” las capacidades de los ICBM.

Putin había ratificado en febrero que “no habrá nada comparable” con las modernas armas rusas en un futuro previsible y que Moscú priorizará equipar al Ejército ruso con los sistemas de control y comunicación “más modernos”.

Durante los últimos años, Rusia ha llevado a cabo muchos procesos de modernización de sus armas para hacer frente a los desafíos. En este sentido, Moscú estrenó en marzo de 2018 imágenes de nuevas y avanzadas armas del Ejército que nadie más tiene.

La responsabilidad del reinicio de la carrera armamentística de Rusia recae sobre EE.UU., país que se retiró el 2 de febrero del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) Washington-Moscú, que obligaba a las dos partes firmantes a eliminar todos los misiles, tanto nucleares como convencionales, que tuvieran un alcance de entre 500 y 1000 kilómetros y de entre 1000 y 5500 kilómetros.

Varios analistas advierten que la retirada de Washington del referido convenio, suscrito en 1987 entre la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y EE.UU., servirá de detonante para una nueva carrera armamentística no solo en Rusia y EE.UU. sino en el mundo.

Aquí la nota: Hispan TV