Pinocho de Guillermo del Toro no será una película familiar

Pinocho de Guillermo del Toro no será una película familiar

Tomatazos

El director mexicano Guillermo del Toro, ganador de varios galardones incluidas un par de estatuillas de la Academia por su trabajo en La Forma Del Agua, ha comentado durante su estancia en Marrakech para una masterclass, que su siguiente proyecto, Pinocho, será una parábola política, y no algo del tipo fantástico/amistoso que seguramente veremos en el remake de Disney (vía The Hollywood Reporter).

El tapatío ha asegurado que esta nueva producción no será para toda la familia; se tratará de una cinta política ambientada en la Italia de los años treinta, es decir, durante el ascenso al poder de Benito Mussolini, líder del Partido Fascista Republicano.

No es una novedad que Guillermo del Toro dote con tintes oscuros a sus proyectos, ya lo vimos en El Laberinto del Fauno, cinta de 2006 ubicada en España cuando el dictador Francisco Franco se ubicaba en la cima del gobierno. En cuanto a Pinocho, del Toro compara el anhelo que tiene el títere por ser un niño de verdad, con el sufrimiento que padece el monstruo de Frankestein; señala que el muñeco es en realidad una criatura que se ha creado por medios antinaturales y que poco a poco se va alejando de su padre para aprender sobre el fracaso, el dolor y la terrible soledad.

Aunque Guillermo del Toro se resiste a hacer una película que contenga una narración abiertamente política, el mexicano ha admitido que los mensajes políticos siempre encuentran lugar en las películas de fantasía. Ha mencionado que el contexto de nuestro días es difícil y crudo, pero es más viable que la gente esté dispuesta a escuchar si en el inicio de la historia aparece la frase “había una vez”.

Al respecto de la situación política actual en la frontera de México y Estados Unidos, del Toro ha comentado que las recientes imágenes de inmigrantes siendo gaseados por agentes fronterizos le rompen el corazón, y califica a la táctica utilizada por el gobierno estadounidense como “el truco político más antiguo del libro”. Esto último hace referencia al odio.

“El odio es una herramienta increíblemente útil para dominar. Y si conoces un poco de historia, verás que es utilizada con eficacia cada siglo. […] La práctica de culpar a los problemas estructurales de un grupo marginado fue un tema visto en La Forma del Agua, y una vez más será tratado en Pincho.

Del Toro también comentó que fue difícil vender la película debido a que los grandes estudios en Hollywood no quisieron hacerse cargo de una historia que tocara temas delicados como la política; no obstante, el gran apostador fue Reed Hastings, nada más y nada menos que el director ejecutivo de Netflix y creador de la empresa.

Pinocho es una de las adaptaciones más anheladas por Guillermo; sus deseos de verla realizada por su propia mano son más antiguos de lo que recuerda, y próximamente seremos testigos de ella a través de la plataforma de Netflix. Sin lugar a dudas será interesante a guardar y ver ese matiz que del Toro le dará al proyecto.