Mala leche y tibia…

Mala leche y tibia…

El Clarinetero

Aguascalientes, Ags.- Pese a los bonitos discursos que emiten los funcionarios de todos los niveles y colores que ahora si van a apoyar al campo como se debe y que en los hechos en los últimos 50 o más años este sector está en el completo olvido, también hay apuntes que realizar.

En nuestra entidad entre el 85 y 90 por ciento de los agricultores existentes (alrededor de 180 mil) son temporaleros, lo que significa que al no contar con la tecnificación necesaria ni los pozos suficiente para regar sus tierras, esperan, creen y viven de la esperanza de que las lluvias sean abundantes para tener buenas cosechas.

Se puede decir que son idealistas, dado que el Estado olvida su obligación de apoyar a quienes laboran en el sector primario, y suelen dar los más jugosos recursos a sus cuates, familiares o bien para ellos mismos, dejando como todos conocemos al campo siempre jodido.

Aquí a casi 7 meses del gobierno del panista Orozco, se puede ver y uno se percata que si bien la administración federal es priista y como el año próximo hay elecciones sacrifican a los productores agrícolas del estado al no bajar a tiempo o de plano no dar un solo peso para Aguascalientes.

Sin embargo también es notorio que los responsables del sector en la gestión estatal, no le saben, no gritan o también se hacen bueyes, así como dice la palabra, aunque cale, pero más le cala al campesino saber que quienes los representan no hacen nada por ayudar.

La situación hoy en día en el campo aguascalentense está para llorar como casi siempre. Solo que ahora se siente más por las cuestiones climáticas y  por la indiferencia e ignorancia de los responsables de ver cómo hacerle pero a la de ya para que se note su trabajo y que los agricultores no pasen otro año con las de caín.

Así que se nota que hay que un jefe supremo mala leche, pero también unas tibias autoridades que no le saben o cómo arriba les dicen que no hay, se quedan cruzados de brazos y sin creatividad no sacan a un perro de una milpa.