Los trabajos con más tasas de suicidio

Los trabajos con más tasas de suicidio

Muy Interesante

Casi todos los trabajos tienen cierto nivel de estrés, esto está claro. En algunos es más acusado que en otros. Los nervios causados por las exigencias irrazonables de los clientes son uno de los ejemplos. Trabajos durante excesivas horas y el trauma emocional que conlleva, también. La mayoría de las personas encuentran su manera única de controlar y superar el estrés. Sin embargo, otras, por la circunstancia que sea, son incapaces de soportar el estrés del trabajo.

Año tras año, tanto el dentista como el médico permanecen entre las ocupaciones con las tasas más altas de suicidio. Al parecer en Estados Unidos, los trabajos que requieren niveles significativos de aptitud, sacrificio y educación parecen ser aquellos con un riesgo de suicidio por encima de la media. Por extraño que parezca, han surgido evidencias contrastantes en países como Gran Bretaña que indican que la tendencia opuesta es cierta: las ocupaciones que requieren menos habilidad tienden a tener mayores tasas de suicidio.

En 2017, los trabajos con mayores tasas de suicidio fueron: médicos, dentistas, oficiales de policía, veterinarios, servicios financieros, agentes inmobiliarios, electricistas, abogados, agricultores y los farmacéuticos.

Ahora, un informe reciente sobre muertes por suicidio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. sugiere que los hombres en campos relacionados con la construcción y extracción representan la línea de trabajo con la tasa más alta de muertes por suicidio.

Consejos para el manejo del estrés

Todos podemos aprender a manejar el estrés y llevar vidas más felices y saludables. Los consejos que mejor nos pueden venir son: mantener una actitud positiva, aceptar que hay eventos que no podemos controlar, ser asertivo en lugar de agresivo, aceptar los sentimientos, opiniones o creencias en lugar de enfadarnos, estar a la defensiva o ser pasivo, aprender y practicar técnicas de relajación; probarla meditación, el yoga o el tai-chi para controlar el estrés; hacer ejercicio regularmente, ingerir comidas saludables y bien balanceadas, aprender a administrar el tiempo de manera más efectiva, establecer los límites de manera apropiada y aprender a decir no a las solicitudes que crearían estrés excesivo en nuestra vida; tomarnos un tiempo para pasatiempos, intereses y relajación; descansar lo suficiente y dormir las horas recomendadas; no confiar en el alcohol, las drogas o los comportamientos compulsivos para reducir el estrés; buscar apoyo social; buscar tratamiento con un psicólogo u otro profesional de salud mental capacitado en el manejo del estrés para lidiar con el estrés en nuestras vidas…

Informe publicado por el CDC

El nuevo informe destaca las tasas de suicidio entre diferentes ocupaciones y encuentra diferencias sorprendentes entre las industrias, tanto para hombres como para mujeres. Según la investigación más reciente, las tasas de suicidio son más altas entre los hombres en las industrias de construcción y extracción, mientras que para las mujeres, son más altas en las escenarios como las artes o el entretenimiento. Los datos provienen de un análisis de 22.053 personas en 17 estados (de Estados Unidos), con un rango de 16 a 64 años, que murieron por suicidio en 2012-2015.

Top 9: Científicos

Para empezar, los que están más estresados o deprimidos tienen más probabilidades de suicidarse. Y el trabajo de un científico puede ser bastante estresante. El impulso de descubrir e innovar, así como de publicar constantemente nuevos hallazgos, genera mucho estrés en un campo donde la competencia es bastante compleja y, a veces, incluso feroz.

Altas tasas de suicidio

Las tasas de suicidio entre los científicos son sorprendentes, ya que los expertos tienen una probabilidad de suicidarse con una tasa 1,28 más alta que la población general. Por cada 45 suicidios masculinos en el campo de la ciencia, se estima que hay cinco suicidios por año, con un ejemplo prominente en la química, (los químicos son los científicos más propensos a suicidarse), como por ejemplo, cometiendo suicidio tragando cianuro por no obtener una beca de investigación.

Top 8: Farmacéuticos

En general, el trabajo del farmacéutico puede ser un poco ingrato. Cuando algunos pacientes no pueden pagar sus medicamentos o el seguro no cubre dichos medicamentos, el farmacéutico a menudo es tildado de ser el culpable. Otra cosa con la que tienen que lidiar los farmacéuticos son las grandes compañías farmacéuticas, que a veces son tratados como representantes de ventas en lugar de profesionales de la salud, algo añade peso a la frustración cuando lo que desean es lo mejor para sus pacientes.

Abuso de sustancias

Los farmacéuticos también tienen una tasa de abuso de sustancias de casi 20% más alta que el promedio de profesiones, lo que contribuye a que la tasa de suicidio entre los farmacéuticos sea 1,29 más alta que la media

Top 7: Granjeros

En el puesto número 7 del ránking de los trabajos con mayor tasa de suicidio tenemos a los granjeros. Hacer ejercicio en el campo puede ser estresante si te fijas en las condiciones climáticas extremas, pero, además, suele ser uno de los trabajos peor pagados. Por ejemplo, en los Estados Unidos el sueldo es de menos de 20.000 dólares al año.

Un trabajo inseguro

El trabajo no solo es duro, también es peligroso, sobre todo si trabajamos con maquinaria pesada. Solo en 2012 hubo 216 muertes por accidentes dentro de una granja, lo que llevó a la revista Forbes a clasificar la agricultura como uno de los trabajos más mortíferos de Estados Unidos.

Top 6: Electricistas

La tasa de suicidio del gremio de electricistas es 1,36 más alta que el promedio. Si bien ser electricista puede ser una profesión lucrativa, también puede ser difícil cuando la economía es mala y el trabajo escasea.

No solo dinero

Más allá de los factores económicos estresantes que pueden afectar a los electricistas, se han realizado estudios recientes que afirman que la exposición prolongada de un electricista a los campos electromagnéticos podría, en última instancia, afectar la química cerebral. Los campos electromagnéticos pueden afectar la producción de melatonina en el cerebro, lo que potencialmente puede conducir a la depresión, que podría culminar en el suicidio en última instancia.

Top 5: Agentes inmobiliarios

El mundo de los inmuebles puede ser una profesión de alto riesgo (y también de altas recompensas), solo hay que acordarse de la temporada de crisis de la vivienda de 2008-2014 cuando los precios de las viviendas cayeron en picado y el mundo de los agentes inmobiliarios se volvió bastante loco.

Un sector muy inestable

La falta de estabilidad del mundo inmobiliario y, en particular, no saber cuándo llegará el próximo cheque de pago si el mercado de la vivienda es débil, puede ser perfectamente una de las razones principales por las que los agentes inmobiliarios se suicidan en una tasa de 1,38 más que el individuo promedio.

Top 4: Abogados

Según los estudios, incluso antes de graduarse de la escuela de derecho, un 40% de los estudiantes de derecho ya sufren de depresión. Una vez practicando, los abogados tienen casi cuatro veces más probabilidades de sufrir depresión que el estadounidense promedio.

Muchos frentes abiertos

Las horas interminables de trabajo, una opinión pública deficiente, los casos y clientes difíciles y las batallas morales dentro del privilegio de abogado / cliente pueden ser las múltiples razones por las que los abogados cometen suicidio en una tasa1,33 veces más alta que el promedio nacional.

Top 3: Planificador financiero

Esta asociación entre los trabajadores financieros y el suicidio ha sido presenciada por el público desde la Gran Depresión, cuando los corredores de bolsa que habían acabado en bancarrota saltaron de los edificios con objeto de quitarse la vida.

¿Cuál es la tasa de suicidios?

La tasa de suicidio entre los trabajadores financieros es 1,51 veces más alta que el promedio. Solo en los primeros tres meses de 2014, ya hubo 11 suicidios reportados entre los financieros en Estados Unidos, por ejemplo.

Top 2: Dentistas

¿Cuándo fue la última vez que nos sentimos realmente felices de ir al dentista? Prácticamente nunca, ¿verdad? Lo cierto es que no a muchas personas les agrada visitar al dentista. Y esto tiene su eco en el suicidio de los profesionales de la odontología. La tasa de suicidio de un dentista es 1,67 veces más alta que el promedio.

Salud mental

Ser dentista trae consigo largas horas, pacientes reacios y difíciles, y sin contar con una garantía sólida de éxito o estabilidad. Debido a esto, los estudios sugieren que los dentistas tienen más probabilidades de sufrir trastornos mentales, pero también se sienten menos inclinados a buscar tratamiento para dichos trastornos.

Top1: Médicos

Los médicos tienen 1,87 veces más probabilidades de suicidarse que el ciudadano promedio. Mientras que el suicidio representa aproximadamente el 2% de todas las muertes entre la población general (en los Estados Unidos), el 4% de todas las muertes de médicos son por suicidio. La naturaleza de alto estrés del trabajo es uno de los factores determinantes

Es el trabajo con las tasas de suicidio más altas

Los estudios han demostrado que cuando un médico sufre de depresión u otro trastorno mental, se muestra mucho más remiso a buscar tratamiento. Sienten temor por el futuro de la práctica de la medicina si se revelara su necesidad de ayuda profesional en este sentido.

Por género

En 2015, las tres ocupaciones más problemáticas para los hombres fueron la construcción y extracción; arte, diseño, entretenimiento, deportes y medios de comunicación; e instalación, mantenimiento y reparación.

Entre las mujeres, las tres principales causas de suicidio fueron el mundo del arte, diseño y medios; trabajos en servicios de protección; y asistencia sanitaria.

Prevención

Según los CDC, el lugar de trabajo es un área importante para los esfuerzos de prevención del suicidio porque es donde muchos adultos pasan gran parte de su tiempo. Los autores del estudio señalaron que los empresarios pueden ayudar a prevenir estas tragedias de distintas maneras. Recomiendan programas de asistencia para empleados, programas de bienestar en el lugar de trabajo y tecnología para proporcionar exámenes de salud mental online. También es importante reducir el estigma hacia los enfermos mentales y las personas que buscan ayuda, al igual que el conocimiento de la Línea Nacional de Prevención del Suicidio.

Síntomas

Es importante reconocer las señales de advertencia de que alguien puede estar pensando en terminar con su vida. El Instituto Nacional de Salud Mental dice que los siguientes comportamientos pueden indicar que una persona necesita ayuda de inmediato:

– Si habla de querer morir o suicidarse

– Si comenta que se siente vacío, sin esperanza o sin razón para vivir

– Si busca por internet formas de suicidarse, compra un arma o acumula muchas pastillas

– Si habla sobre la culpa o la vergüenza o de sentirse atrapado

– Si siente un dolor emocional o físico insoportable

– Si habla de ser una carga para otros

– Uso frecuente de alcohol o drogas

– Si se aísla de familiares y amigos

– Si cambia los hábitos alimenticios o de sueño