Lo no tan bello del matrimonio Justin Bieber y Hailey Baldwin

Lo no tan bello del matrimonio Justin Bieber y Hailey Baldwin

Agencias

Los Angeles, E.U.- Dicen que segundas partes nunca fueron buenas, sin embargo, en el caso de Justin Bieber y Hailey Baldwin esta afirmación está muy lejos de ser cierta. Después de que a mediados del año pasado se confirmara que el cantante, de 24 años, y la modelo, de 22, volvían a salir juntos, su relación fue avanzando con paso firme y en septiembre decidieron darse el ‘sí, quiero’ en Nueva York rodeados de una enorme expectación. Y es que no hay duda de que forman una de las parejas más mediáticas del momento y cada cosa que dicen o hacen se convierte en noticia. De hecho, a pesar de que siempre han preferido llevar su relación con discreción y no es habitual que hablen sobre su vida privada, han decidido hacer una excepción y mostrarse más sinceros que nunca.

Justin y Hailey han concedido su primera entrevista como marido y mujer a la edición americana de Vogue, donde no solo han posado de lo más cómplices y enamorados ante la cámara de la prestigiosa fotógrafa Annie Leibovitz, sino que han hecho algunas declaraciones que están dando mucho de qué hablar. “El matrimonio es muy difícil”, dice la modelo, que ha abierto su corazón al confesar que no todo es tan bonito como parece: “Esa es la frase con la que deberías titular. Realmente es muy duro”. Además, no han tenido problema en revelar que han ido a terapia para fortalecer su relación, aprender a comunicarse, escuchar al otro… y, a fin de cuentas, construir un matrimonio feliz basado en el respeto.

“Estoy luchando para hacer esto de la manera correcta, para construir una relación sana”, asegura Hailey, añadiendo que: “Somos dos jóvenes que aprendemos día a día. No voy a sentarme aquí a mentir y decir que todo es mágico. Siempre va a ser difícil. No te levantas todos los días diciendo: ‘Estoy absolutamente enamorada y todo es perfecto’. En eso no consiste el matrimonio. Pero, de todos modos, hay algo muy bonito en eso, en querer luchar por algo, comprometerse a construir una vida con alguien… Somos muy jóvenes y eso puede ser algo aterrador. Vamos a cambiar mucho. Pero estamos comprometidos a crecer juntos y apoyarnos mutuamente en esos cambios. Así es como lo veo. Al final del día, también es mi mejor amigo. Nunca me canso de él”.

La modelo y el cantante, que aseguran que les encanta pasar tiempo en casa, viendo películas, escuchando música y bailando en la cocina, han causado un gran revuelo al confesar que no mantuvieron relaciones hasta que se casaron. El cantante, que dice que tenía lo que él llama “un problema legítimo con el sexo”, decidió que era una forma de sentirse más cerca de Dios: “Creo que el sexo puede causar mucho dolor. A veces las personas tienen relaciones sexuales porque no se sienten lo suficientemente bien.

Porque carecen de autoestima. Las chicas hacen eso, y los chicos hacen eso. Quería volver a dedicarme a Dios de esa manera porque realmente sentía que era lo mejor para mi alma. Y creo que Dios me bendijo con Hailey. Te recompensa por un buen comportamiento”. Respecto a lo rápido que se casaron, Justin explica que: “Cuando la vi en junio, simplemente había olvidado cuánto la amaba, cuánto la echaba de menos y cuánto impacto positivo tuvo en mi vida. Dije: ‘Esto es lo que he estado buscando'”.

Hailey y Justin también han hablado sobre sus diferencias. “Soy emocionalmente inestable”, reconoce el intérprete de Sorry. “Lucho por encontrar la paz. Siento que me importa mucho y quiero que las cosas salgan bien y que la gente me quiera. Hailey es muy sensata y estructurada, que es lo que yo necesito. Siempre he querido tener una seguridad. Con el estilo de vida que llevo, todo es tan incierto… Necesito algo que sea de verdad. Y ese es mi bebé”.

Durante la entrevista, el cantante se muestra nervioso y especialmente vulnerable, dejando ver que todavía se está recuperando de algo. Y es que la fama le llegó muy pronto y de un día para otro se convirtió en un ídolo de masas que levantaba pasiones en todos los rincones del mundo. Suspira, se toma su tiempo para contestar y pide perdón cuando no consigue expresarse bien. “Me deprimí mucho en la gira”, dice haciendo referencia a Purpose, el tour con el que dio más de 150 conciertos en 40 países durante algo más de un año.

De hecho, en el verano de 2017 canceló los 14 últimos shows. “No he hablado nunca de esto, y todavía estoy procesando muchas cosas… Estaba solo. Necesitaba algo de tiempo”. Justin reconoce que tiene un problema de autoestima y que le cuesta confiar en la gente pero, sobre todo, en sí mismo. “He luchado contra la sensación de que la gente me utiliza o que no está realmente ahí para mí, y que los periodistas buscan sacarme algo para luego usarlo en mi contra”. “He tomado algunas malas decisiones a nivel personal. Esos errores han afectado mi confianza en mi juicio. Me ha costado incluso confiar en Hailey”, dice volviéndose hacia ella y añadiendo: “Hemos estado trabajando en eso. Y es genial, ¿verdad?”.

Otro de los capítulos que más han gustado a los fans es cuando hablan de cómo se conocieron. En junio de 2018 coincidieron en una conferencia en Miami organizada por Rich Wilkerson Jr., el pastor de la Iglesia Vous, que fue el encargado de oficiar el matrimonio de Kim Kardashian y Kanye West. “El denominador común es siempre iglesia”, aseguran. Hailey siempre ha negado la versión de su historia que asegura que era toda una ‘belieber’, como se hacen llamar las seguidoras más incondicionales de Justin. “Nunca fui una superfan, ni de él ni de nadie”, asegura. “Nunca fui de esas locas que no dejan de gritar. No lo pensé de ninguna manera, excepto por el hecho de que era guapo. Todo el mundo estaba enamorado de él. Pero durante los primeros años tuvimos una brecha de edad”, reconoce. De hecho, entre ellos no surgió una verdadera amistad hasta unos años más tarde, cuando Hailey comenzó a asistir a los servicios que se celebraban en la iglesia Hillsong. “Un día, Justin entró y dijo: ‘Oye, te has hecho mayor’. Con el tiempo se convirtió en mi mejor amigo”.

Después de leer la entrevista, son muchos los que se preguntan si Bieber volverá a la música. Pero, por el momento, parece que el cantante lo tiene claro: “Sólo pensarlo me estresa (…) He tenido éxito desde que tenía trece años, así que realmente no tuve la oportunidad de descubrir quién era yo aparte de eso. Solo necesitaba algo de tiempo para saber quién soy, qué quiero de mi vida, mis relaciones, quién quiero ser… Cosas que, cuando estás tan inmerso en el negocio de la música, pierdes de vista”. Muy sincero, el artista asegura que: “Me sentía el mejor. La gente me ama. Me volví muy arrogante y engreído. Llevaba gafas de sol por dentro”.