La gran decepción azul en Jesús María

La gran decepción azul en Jesús María

El Música

Aguascalientes, Ags.- La gran decepción para el panismo de Jesús María, ahora más que nunca tiene nombre y apellido, es Adolfo Suárez Ramírez.

Entre los panistas de aquella comunidad conurbada con el sur y el poniente de la capital creen que eso significa el ahora legislador licenciado.

En primer lugar tiene una aspiración legítima como muchas, el ahora diputado con licencia busca ser candidato a la alcaldía de Jesús María por Acción Nacional.

Eso no tiene nada de malo, sino al contrario que bueno que busque encabezar un proyecto y coronarlo en el mejor de los casos con un gran trabajo en la administración municipal.

Sin embargo, habrá que recordar que Adolfo Suárez que pertenece al grupo de Martín Orozco, se le confirió por dedazo  ser el coordinador de los diputados del PAN en el Congreso local, en realidad nunca pudo con el cargo, las más de las veces fue olímpicamente ignorado por sus colegas blanquiazules, es una persona de bajo perfil con altas ínfulas eso si, pero su “liderazgo“ jamás se notó ni dentro ni fuera de la bancada panista.

Tan es así que a los pocos meses le fue retirado el cargo de Coordinador de la fracción parlamentaria para dárselo a una incipiente política, que tiene muchas debilidades, empero habrá que reconocer que por lo menos pantalones la jovencita sí los tiene.

Ese es otro tema. Pero lo que sí se tiene que puntualizar es que además de sus parientes que cobran en la presidencia municipal de Jesús María, a Suárez Ramírez le falta cumplir con su palabra, toda vez que aseguró que representaría a los ciudadanos de su distrito los tres años de la Legislatura, (y ya incumplió) pero cero gestión que realizó para el Ayuntamiento que ahora anhela presidir.

Ya chapulineó el señor, y este jueves solicitó licencia para buscar como se citó líneas arriba, ser precandidato y luego candidato a la alcaldía. El tema aquí es que una persona de tan gris presencia y desempeño, además de tener mínimas credenciales aspira siquiera a soñar ser la cabeza de una comunidad pujante y sobre toda llena de carencias y necesidades como lo es la de Jesús María.

El panismo chicahual  se confunde con este tipo de incongruencias, luego de que una persona incumplida con su palabra y luego con su papel pero peor aún botando todo lo que casi por ayuda celestial le toca, siga haciendo ruido.

En sus manos los panistas pueden prevenir un desastre, dado que encuestas internas les revelan a ellos quien sí puede y quién no ganar los comicios del 5 de junio.