Estudio demuestra que las caricias mejoran el sistema inmunológico

Estudio demuestra que las caricias mejoran el sistema inmunológico

Cinco Noticias

Todos saben que una caricia, un abrazo o un apretón de manos de alguien que nos importa reconforta y nos hace sentir bien. Sin embargo, un estudio realizado por el Touch Research Institute de la Facultad de Medicina Leonard M. Miller, de la Universidad de Miami, ha ido más allá al constatar que las muestras de cariño por parte de un ser amado son beneficiosas para la salud mental y física de ambos individuos.

Cómo comentó Tiffany Field, directora del Touch Research Institute:

“Cuando una persona en quien confías te abraza o te coge de la mano en un momento estresante (justo antes de dar un discurso, por ejemplo), disminuye la presión arterial, el ritmo cardíaco se ralentiza y el estrés se suaviza. Además, se produce un aumento de oxitocina, la conocida hormona del amor”

Por otra parte, la investigación también ha demostrado que, al disminuir el estrés, las caricias afectuosas ayudan al sistema inmunológico.

“Al acumular mucho estrés se libera cortisol, lo que perjudica aún más al sistema inmunológico”, señaló Amy Banks, psiquiatra de Lexington, Massachusetts.

El deseo de conexión social es innato en el ser humano

A partir del nacimiento, los bebés desarrollan un deseo de conexión social. El niño y la madre se sincronizan cuando interactúan entre ellos, explicó la doctora Banks. Este nexo que se produce durante los primeros años de vida prepara el camino para las relaciones futuras. Las caricias y los abrazos estimulan el vínculo.

Al llegar a la edad adulta, las relaciones románticas ayudan a satisfacer el deseo de sentirse conectado. Con eso también se evita la soledad.

“Se ha comprobado en muchos estudios que la soledad y el aislamiento perjudican la salud. Las personas desean sentir que alguien se preocupa por ellas. Las relaciones más cercanas llenan ese anhelo”, comentó Christine Proulx, profesora asociada al departamento de Desarrollo Humano y Ciencias de la Familia de la Universidad de Missouri.

Cuando una pareja está muy unida, las caricias acoplan sus ritmos fisiológicos. Su frecuencia cardíaca y las ondas cerebrales quedan sincronizadas y los dos obtienen beneficios emocionales y físicos.

Aquí la nota: Cinco Noticias