Esta es la práctica que garantiza mejores orgasmos

Esta es la práctica que garantiza mejores orgasmos

Milenio

El orgasmo es el clímax sexual, una de las sensaciones más placenteras que pueden experimentar hombres y mujeres; sin embargo, llegar a él no es tan sencillo y hay de orgasmos a orgasmos.

Todo depende de qué tanto conozcas tu cuerpo, la comunicación que exista con tu pareja y qué tan dispuesto estás para experimentar prácticas que podrían llevarte a tener “la madre de todos los orgasmos”.

La palabra edging hace referencia a “edge”, palabra en inglés que se traduce como “borde”. Se refiere a aplazar hasta el límite el punto máximo de la relación sexual. El edging es una práctica sexual que consiste en controlar el momento en el que llegarás al orgasmo y requiere identificar el momento previo al clímax para poder poner en pausa el estímulo y después regresar a él hasta volver a alcanzar ese punto exacto antes de la culminación.

Con esta técnica se logra intensificar el orgasmo; mientras más veces se logre retrasar, más placenteras serán las sensaciones que se experimenten cuando al fin llegue el punto máximo.

El deseo aumenta y reta a las parejas a mantener encendida la excitación, ya que para algunos poner en pausa el estímulo podría apagarles la llama, pero cuando se retoma el acto sexual esta regresa con más fuerza.

En el caso de las mujeres, esto se debe a que cada que se detiene el orgasmo existe un aumento en el flujo sanguíneo en el área pélvica, lo que ayuda a que las sensaciones se intensifiquen. Para los hombres, esto ayuda a aumentar su tiempo promedio en una relación sexual y también contribuye a una mayor producción de semen, lo que aumenta el placer al momento de la eyaculación.

Ponerlo en práctica con tu pareja requiere que exista una buena comunicación entre ambos para que logren detenerse cada que alguno de los dos sienta que está cerca de terminar. Si logran hacerlo, el edging los llevará a un orgasmo intenso y el cual podrían alcanzar al mismo tiempo.

Masturbarse para ser expertos

Para practicar el edging no es necesario hacerlo acompañados; conocer tu cuerpo, tus límites y lo que te da más placer es algo que requiere de autoexploración. La masturbación puede convertirse en una gran herramienta para experimentar con esta práctica y aumentar el placer.

Además, cuando decidas ponerlo en práctica con tu pareja, te será más sencillo identificar el momento previo al orgasmo para que frenes y después retomes la acción.

Aquí la nota: Milenio