Doble rostro

Doble rostro

 

Gilberto Valadez

Aguascalientes, Ags.- Un lugar común es la afirmación es que el tiempo cambia a las personas. Pero ello no siempre es una afirmación regular.

Es el caso de las buenas conciencias de Aguascalientes que convirtieron al estado en noticia global después de promover –con éxito- el retiro de un espectacular de promoción al uso del condón. Situación que fue remarcada en las redes sociales y que llegó a colarse en despachos de la prensa internacional.

Para ir contra del mensaje no fue la publicidad en sí. Esto se debió a la fotografía de dos hombres en posición erótica, despertando el rechazo de un puñado de grupos conservadores. Lo más llamativo es que más de autoridad se prestó al juego censor de quienes lanzaron la primera piedra.

No obstante, esta película ya la vimos.

Fue el caso de la primavera de 1997, cuando en los albores de la primera alcaldía de extracción panista, se retiró una muestra fotográfica de desnudos femeninos en el Instituto Cultural de Aguascalientes. Es sabido que las exposiciones culturales no generan  mayor interés entre la población, pero cuando esta recibió la tarjeta roja de funcionarios del PAN, el escándalo llegó a medios nacionales y hubo desbordado interés entre varias personas por observar las imágenes. Al tiempo que la presidencia municipal encabezada por el empresario Alfredo Reyes Velázquez se colocaba como el hazmerreír de la política nacional. El propio Reyes aceptaría, mucho tiempo después, que se cometió un yerro con esa decisión.

Sólo que no fue la única. En 2002, durante la administración estatal de Felipe González, una pintura de un hombre fornicando con una perra, también se retiró de una exhibición en inmuebles culturales. Curiosamente, el escándalo fue menor en comparación al de años antes y los funcionarios en turno justificaron que la obra no había sido censurada; sólo reubicada. Aunque no faltaron las buenas conciencias quienes aplaudieron la acción.

Determinaciones polémicas que sucedieron hace bastantes ayeres y que parecieran ser suficiente experiencia para que las mentes conservadores pudieran adaptarse al siglo XXI. Lamentablemente, la cruzada derechista en contra de un anuncio con dos hombres elimina cualquier euforia hacia la apertura.

Queda claro que no se puede discutir con fanáticos y que las buenas conciencias seguirán evolucionando a paso de tortuga. Aquí lo más lamentable es el triste papel de las autoridades, estatales, municipales, incluso federales, quienes en lugar de cumplir su función prefieren hacerle juego a la extrema derecha. O al menos, evitar pelearse con ella.

Poco importa que el nombre de Aguascalientes continúe siendo sinónimo de conservadurismo a nivel nacional. Ayer fueron erofotos, hoy espectaculares gays, mañana quizá se lancen contra perros fornicando en la calle.

No aprendemos.