Consumir carnes rojas abona al calentamiento global: ONU

Consumir carnes rojas abona al calentamiento global: ONU

Fayer Wayer

La ONU (Organización de las Naciones Unidas) ha señalado en un reciente informe abalado por más de 7.000 estudios científicos que si la población mundial logra disminuir el consumo de carnes rojas podrían disminuir los efectos del cambio climático en la Tierra.

Este llamativo informe viene acompañado de un montón de soluciones y medidas para que con esto los países logren implementar sus planes propios y enfrentar de mejor forma el complicado futuro que se nos viene con respecto al cambio climático.

Sin embargo, una de las que más ha llamado la atención es le cambio de la dieta humana disminuyendo las carnes rojas porque tomar esta medida podría ser de ayuda para enfrentar de mejor forma este problema.

Menos carnes rojas

Según diversos datos entregados dentro del informe profundizados por IPCC, son la agricultura, la silvicultura y los humanos quienes son los principales responsables de casi un 23% de las emisiones de gases del efecto invernadero en la Tierra.

Para los expertos, una de las medidas que ayudaría a mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados solo podrá ser posible si nuestra especie inicia un cambios sustancial tanto en nuestros hábitos como también en el ámbito de la reestructuración industrial.

La ONU enfatiza dentro del informe que es necesario que los Estados, las empresas y también las personas deben comenzar pronto a pensar en estos cambios de raíz para evitar las consecuencias severas que podría tener el cambio climático tanto para la Tierra como también para todas las especies que habitamos el planeta.

Los datos son crudos, ya que en el informe se especifica que en promedio se desperdicia un total del 30% de los alimentos que los humanos producen. Es por esto que, lograr disminuir estos porcentajes ayudaría a mejorar el impacto que el calentamiento global tendría en el planeta.

Altas tasas de carne en el mundo

Desde el año 1961 hasta la fecha se ha registrado en el mundo un constante aumentó del consumo en el mundo de aceites vegetales y en los que respecta a las carnes el consumo se ha duplicado per cápita durante el transcurso de los años.

Es por esto que, los expertos dentro del informe piden encarecidamente que las dietas actuales puedan estar asociadas con bajas cantidades de CO2, para que con esto se disminuya los efectos del cambio climático a largo plazo. En pocas palabras esto significa más plantas y vegetales y menos carnes en la alimentación.

Finalmente, solo queda intentar realizar pequeños cambios de forma personal para que entre uno y otro se puedan ir sumando y con esto se puedan disminuir los efectos nocivos que tendrá el cambio climático en el planeta, el cual afectará tanto a las especies que habitan la Tierra como también la permanencia en la vida y evolución de la especie humana.

Aquí la nota: Fayer Wayer