A la opinión pública

A la opinión pública

Carta Abierta

Aguascalientes, Ags.- Norma Esparza Herrera presidenta estatal del PRI envió esta carta abierta a la Redacción de El Clarinete.

El tema es sensible y el contexto nacional lo hace aún más grave, por ello quiero ser muy clara con este asunto. Lo digo primero como persona. Jamás, repito jamás, ni de forma propia ni por interpósita persona, he solicitado que se agreda físicamente a ninguna persona, mucho menos a ningún periodista.

Ahora bien, como Presidenta del PRI, tanto Alan Palafox, como todo periodista de Aguascalientes tiene mi más absoluto respeto por su trabajo. Muchas veces no estoy de acuerdo con cosas que se dicen pero eso jamás ha significado ni significará una razón para motivar una agresión, ni fisica ni de cualquier tipo. El respeto a la libertad de expresión es un valor fundamental, tanto de nuestra democracia como de la más elemental convivencia como seres humanos.

Son públicas y conocidas las desavenencias personales que hemos tenido su servidora y Mario Luis Ramos Rocha, aún así, este montaje francamente me decepciona, esperaba más de el. Las diferencias políticas o personales no deben ser pretexto para olvidar el mínimo sentido del decoro.

Respeto a Teódulo Nuñez, sé quién es, aunque nunca he tenido mayor trato con el. Ciertamente, sus formas y su actitudes nunca me han parecido apropiadas para contribuir a la buena imagen del partido. En él quizás se manifiesta mucho de lo que la sociedad ha legítimamente criticado de nuestra institución.

Ahora bien, respecto a sus dichos -además de que debe ser investigado como delincuente potencial-, no hay mucho que decir, sencillamente son mentira. La ausencia de pruebas es más que evidente. No obstante, destacó este aspecto, según sus propias palabras, este hombre se dice dispuesto a violentar a otra persona a cambio de “mil playeras” y, en ese sentido, el punto es sencillo: ¿Cuál será su precio para difamar a una persona? Pienso que la respuesta es muy clara.

No es un secreto para nadie. Nuestro partido se encuentra ante la disyuntiva de la inminente elección de una nueva dirigencia.

No obstante, quienes entendemos y amamos esta institución, con todas sus complejidades y contradicciones, sabemos que nuestro primer deber de lealtad es el respeto para con ella.

Es por eso que hago esta aclaración y es por ello que no daré más atención al tema. Por el tiempo que aún me corresponda, mi tiempo y mi atención solo serán dedicados a las disyuntivas del PRI y por extensión a los problemas de Aguascalientes.

Creo que ese es el mínimo deber de lealtad que le debo a la institución que tantas oportunidades me ha dado.
Por su atención gracias.
Atte.
Norma Esparza